¿Para qué sirve la valeriana?

La valeriana, cuyo nombre científico es Valeriana officinalis, es una hierba que pertenece a la familia Caprofoliaceae, dentro de la cual también se encuentran la madreselva y otras especies ornamentales. Previamente, se clasificaba a la valeriana entre las valerianáceas, pero actualmente se localiza entre las caprofoliáceas.

La valeriana es una planta perenne cuya altura alcanza 2 metros, aunque generalmente es una mata menor a 1 metro. Sus hojas son opuestas y pinnadas. Su tallo, hueco por el interior, tiene longitud de 1 metro o más. Las flores de la valeriana son pequeñas y blancas, rosa pálido o rosas; surgen en pequeños ramilletes similares a las flores de agérato, llamados corimbos.

Las raíces son grandes con rizoma, y cuando están secas despiden un olor a humedad similar al de los pies. Se dice que este olor atrae a los gatos, por lo que a la valeriana se le llama también “planta de los gatos”. No se le debe de confundir con la hierba gatera o Nepeta cataria.

¿Para qué sirve la valeriana?

En la medicina tradicional, la valeriana sirve para ayudar a calmar a los pacientes con problemas de ansiedad, depresión y, sobre todo, con insomnio. Actualmente también es recurrida por la medicina convencional para ayudar a los pacientes fumadores y nerviosos con problemas de arritmias cardiacas y espasmos estomacales. Sin embargo, su alcance es aún mayor.

Sirve para:

  • Cumplir funciones reguladoras
  • Tratar el insomnio, el nerviosismo y la ansiedad
  • Controlar casos de histeria, esquizofrenia e irritabilidad
  • Tratar casos de arritmias cardiacas, golpes y espasmos
  • Controlar convulsiones, epilepsia y esquizofrenia
  • Efectos sedantes
  • Efectos hipnóticos, calmantes y relajantes

Cumplir funciones reguladoras

La valeriana ejerce funciones como reguladora y controladora de malestares. Se encarga de tratar:

  • Ansiedad
  • Depresión
  • Insomnio
  • Espasmos estomacales
  • Histeria
  • Intranquilidad
  • Arritmias cardiacas
  • Dolores menstruales
  • Síndrome premenstrual
  • Malestares uterinos
  • Irritabilidad
  • Cólicos
  • Dolor por Golpes
  • Migraña
  • Inflamación intestinal
  • Neurosis
  • Agotamiento
  • Estrés
  • Vómito
  • Hiperactividad
  • Esquizofrenia
  • Tos

Tratar el insomnio, el nerviosismo y la ansiedad

Gotero de valeriana

La valeriana se ha utilizado para efectos relajantes

Tradicionalmente se ha usado la valeriana para tratar enfermedades y trastornos de carácter nervioso. Se ha demostrado con estudios científicos que, efectivamente, tiene principios activos reales. Por tanto, se administra en forma de pastillas, para tratar el insomnio y los problemas para dormir, sin que se presenten efectos secundarios como jaquecas, al día siguiente.

La valeriana tiene la ventaja de que no crea una adicción tan rápida como otros fármacos. En muchos sitios se prefiere el uso de tisanas o infusiones con las partes de esta planta, pues su efecto es más directo.

Controlar casos de histeria, esquizofrenia e irritabilidad

En la antigüedad, se usaba la valeriana para calmar a las personas con ataques de histeria, irritabilidad o que padecieran esquizofrenia, pues al ser sedante e hipnótico ligero ayuda a calmar un poco estos malestares.

En los tiempos recientes, se emplean medicamentos y sedantes más fuertes para estos problemas, pero aún se recomienda en determinados pacientes el consumo de la valeriana. Tiene menos efectos secundarios que otros tratamientos y es más fácil de controlar.

Tratar casos de arritmias cardiacas, golpes y espasmos

La valeriana tiene propiedades antiespasmódicas y relajantes musculares, por lo que se usa para disminuir los dolores en casos de golpes y espasmos, como los cólicos menstruales y estomacales. Además, sirve para aplicarse sobre algunas lesiones de la piel, por lo que se usan cataplasmas con infusión de esta planta.

Al ser una planta antiespasmódica, ayuda a calmar molestias provocadas por contracciones de la musculatura lisa, por ello era usada desde la antigüedad como tratamiento para problemas uterinos como los cólicos menstruales, excepto durante el embarazo, pues está contraindicado en esta etapa.

Controlar convulsiones, epilepsia y esquizofrenia

Durante muchos años, la valeriana ha sido aplicada como parte del tratamiento contra las convulsiones y la epilepsia; sin embargo, ahora se sabe que esta planta puede empeorar estas condiciones, sobre todo si se usa junto con la medicación para estas enfermedades. Por ello, ahora se aconseja evitarla en estos pacientes.

En el caso de la esquizofrenia, sólo a ciertos pacientes se les puede administrar, pero sin interrumpir el tratamiento farmacológico, pues no cura esta enfermedad, sino que aligera los episodios psicóticos, la ansiedad y algunas manifestaciones de tipo convulsivo. Debe darse seguimiento al paciente por parte de un médico.

Efectos sedantes

La valeriana tiene muchas sustancias con valores medicinales, entre las que destacan los valepotriatos, compuestos resinosos vegetales con propiedades sedantes que al secarse cambian químicamente, lo que da el olor característico al aceite esencial de esta planta.

Los valepotriatos están presentes un 80% como dihidrovaltrato, un 15% como valtrato y 5% como acevaltrato. Todas estas sustancias tienen efectos sedantes ligeros, y actúan a nivel del sistema nervioso central, más específicamente en la zona llamada formación reticular y en el sistema nervioso neurovegetativo, que son las regiones del cerebro encargadas de regular los estados de sueño y vigilia.

Esto ocurre sin afectar el sistema linfático ni la estructura de la corteza cerebral, por lo que no afectan tanto como otros fármacos.

Efectos hipnóticos, calmantes y relajantes

El efecto de la valeriana en el organismo es como hipnótico, calmante y relajante, por lo que la herbolaria y la industria farmacéutica han recurrido a ella para curar varias condiciones de origen nervioso, especialmente insomnio, ansiedad y problemas de concentración por nerviosismo.

Sin embargo, el consumo inadecuado o prolongado de la valeriana puede provocar los mismos síntomas de ansiedad, nerviosismo, depresión, insomnio, dismenorrea, entre otros.

Historia de la valeriana

La valeriana ayuda a calmar a pacientes con epilepsia, depresión e insomnio

La valeriana ayuda a calmar a pacientes con epilepsia, depresión e insomnio

La valeriana es originaria de Europa y de algunas partes de Asia. En la actualidad se puede encontrar en los bosques húmedos de América del Norte y en la mayor parte de los invernaderos. En la antigua Grecia ya se utilizaba en los tiempos de Hipócrates y Galeno, quienes la aplicaban como una planta medicinal.

El nombre de esta planta, “valeriana”, proviene del latín valere, que se traduce como “salud” o “bienestar”, pues se creía que tenía propiedades tranquilizantes y ansiolíticas, por lo que se usaba para controlar los trastornos nerviosos.

Contraindicaciones de la valeriana

Las diversas preparaciones de la valeriana deben evitarse en personas como:

  • Pacientes con epilepsia
  • Pacientes que estén consumiendo medicamentos anticonvulsivos
  • Mujeres embarazadas
  • Operadores de maquinaria pesada, que necesiten estar completamente despiertos por un largo lapso
  • Pacientes con problemas hepáticos
  • Pacientes con antecedente de problemas cardiacos

Efectos secundarios de la valeriana

La valeriana bien aplicada es una planta segura y, en general, se requieren dosis muy altas para provocar daños severos. No obstante, el uso prolongado o descuidado puede causar efectos secundarios como:

  • Adicción en ciertos pacientes
  • Alteraciones gastrointestinales
  • Irritabilidad
  • Interferencia con los medicamentos anticonvulsivos
  • Toxicidad en personas con problemas hepáticos
  • Problemas cardíacos

Parte de estas alteraciones suelen desaparecer al suspenderse el uso de la valeriana.

Este artículo es de carácter informativo y no sustituye la opinión médica profesional. Consulta a un médico.

Citado APA: (A. . ¿Para qué sirve la valeriana?. Revista Enciclopedia Para Qué Sirven las Cosas. Obtenido 03, 2019, de https://paraquesirven.com/para-que-sirve-la-valeriana/ )

Se el primero en dejar un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.