Beneficios de dejar de fumar

Dejar de fumar es cuestión de una decisión, pero no es para nada sencillo. Hay una serie de factores que le convierten en un gran reto y que implicarán un esfuerzo descomunal y constante:

  • Dependencia orgánica a las sustancias del tabaco
  • Rodearse de gente que continúe con este vicio
  • Las situaciones estresantes que siguen ahí, y que incitaban a fumar

Fumar es una adicción que ha generado gran preocupación a nivel mundial, puesto que cada vez más población de jóvenes (la edad es menor en cada ocasión) van tomando este vicio.

A pesar de la realización de campañas publicitarias, que demuestran las graves consecuencias de fumar, no se han obtenido los resultados deseados. Los fumadores siguen sin abstenerse. Sin embargo, el enfoque verdadero que hay que tener está orientado a la infinidad de beneficios a la salud de renunciar al tabaco.

Dejar de fumar mejora la calidad de vida, y favorece la salud en las maneras que mencionaremos a continuación.

10 beneficios de dejar de fumar

1.- Mejora de la capacidad pulmonar

2.- Evita formación de coágulos en la sangre

3.- Elimina la tos de fumador

4.- Mejora el aliento

5.- Disminuye la probabilidad de enfermedades respiratorias

6.- Desaparece la resequedad en la piel

7.- Reduce el riesgo de cáncer

8.- Elimina la probabilidad de  tener dientes amarillos

9.- Mejora el sentido del gusto

10.- Se ahorra al no comprar cajetillas

Mejora de la capacidad pulmonar

dejar de fumar

Dejar de fumar restablece las funciones biológicas, aunque cierto daño queda impreso en el cuerpo.

Al fumar, los alveolos pulmonares, pequeños órganos que se encargan de intercambiar los gases durante la respiración, se van saturando de las sustancias químicas del tabaco. Esto genera un bloqueo en los pulmones, lo que disminuye su capacidad de recibir un volumen de aire.

Además, las sustancias se van depositando en el tejido de los pulmones, limitando su expansión respiratoria. Cuando se renuncia al tabaquismo, los pulmones se van llenando paulatinamente de aire nuevo y limpio, con lo que se van desechando las sustancias dañinas.

Después de un tiempo los pulmones se encontrarán, aunque no totalmente restablecidos, adecuadamente funcionales.

Evita la formación de coágulos en la sangre

Al dejar de fumar, la sangre vuelve a tener su función de coagulación normal. Cuando las sustancias químicas de la combustión del cigarro entran al cuerpo, llegan a la sangre, y esta ve alterada su naturaleza, formándose coágulos, que son agrupaciones de glóbulos rojos y plaquetas, cuya presencia es muy peligrosa, pues si crecen mucho, será un sólido que traerá problemas a la circulación.

Elimina la tos de fumador

La tos, como se conoce normalmente, es una reacción del cuerpo orientada a varios fines:

  • Expulsar objetos o fluidos en la garganta que pudieran accidentalmente llegar a los pulmones
  • Paliar o calmar la irritación o molestia en la garganta.

En este caso, la tos de fumador es una reacción molesta causada por la interacción química de las sustancias del tabaco en el interior de la garganta. Si persiste, el paciente puede tener dificultades para reanudar la respiración. Además, la irritación será una consecuencia inevitable.

Mejora el aliento

Este es, de hecho, uno de los primeros beneficios que se notarán. Cuando la persona es fumadora, los gases de combustión del cigarro invaden su boca. Al eliminar el vicio, el olor de estos se irá disipando poco a poco.

Disminuye la probabilidad de enfermedades respiratorias

enfermedades por fumar

Las enfermedades respiratorias son de las más graves ocasionadas por el vicio fumador.

Al consumir el cigarro, el primer afectado es el sistema respiratorio. Se abarca la tráquea, los alveolos y los pulmones. Los gases de combustión llevan cientos de sustancias que se van sedimentando y complican su funcionamiento.

Después de meses o años (depende de la susceptibilidad de la persona) de alimentar este vicio, las enfermedades vendrán como consecuencia. Padecimientos como el cáncer de pulmón aparecerán.

Desaparece la resequedad en la piel

Por el contenido de los gases de combustión del cigarro, la piel va perdiendo humedad. Las sustancias que se ingieren alteran la cantidad de agua presente en todo el cuerpo, y se ve proyectado en el exterior.

Al dejar de fumar, la piel va asimilando cada vez mejor el agua que se ingiere. Las células muertas se van desprendiendo y las nuevas emergen para dar una textura mucho más suave y una apariencia fresca.

Reduce el riesgo de cáncer

Cuando nos alejamos de un vicio que satura nuestro cuerpo de sustancias cancerígenas, el riesgo se vuelve cada vez menor. Una mejora de hábitos y en la alimentación puede acelerar este proceso de restablecimiento.

Elimina la probabilidad de tener dientes amarillos

Los dientes son una de las primeras partes del cuerpo que tienen contacto con las especies químicas del cigarro. Al contaminarse con ellas, la coloración deja de ser blanca aperlada, y se convierte en un tono amarillento.

Mejora el sentido del gusto

Cuando la lengua ha sido alcanzada por el contenido químico del tabaco, las papilas gustativas se van saturando de este. La percepción de los sabores se vuelve difícil, y si se prolonga el tabaquismo, las comidas pueden dejar de disfrutarse.

Se ahorra al no comprar cajetillas

Señal de no fumar

Dejar de fumar beneficia al organismo y mejora la calidad de vida.

El gasto continuo en la compra de cajetillas de cigarros se elimina al dejar de fumar. Se ahorrará una cantidad significativa. Si el fumador se propone ahorrar cada cantidad destinada a ello, se percatará al final del mes que ha valido la pena.

Se han realizado estudios que indican que la mayoría de los fumadores iniciaron en la adolescencia, con dos razones principales:

  • Seguir una moda o pertenecer a un grupo
  • Calmar el estrés

Según reportes de la OMS (Organización Mundial de la Salud), cada año mueren 6 millones de personas por causas relacionadas con el tabaquismo.

Mucho se ha hablado de los efectos perjudiciales que tiene el cigarro. Estos, incluso, afectan a los llamados “fumadores pasivos”, personas que no tienen el vicio pero conviven de cerca con fumadores. Ellos respiran los gases expulsados tras la combustión del tabaco, que contienen metales pesados, elementos radiactivos y otras especies químicas dañinas.

Ya es momento de cambiar de perspectiva y seguir abordando los beneficios que traerá alejarse de esta adicción. La calidad de vida tendrá un giro magnífico.

Así que, si estás pasando por el difícil momento de la decisión, ya has dado un gran paso. ¡Rodéate de personas que te apoyen y alienten en el proceso!

Citado APA: (A. . Beneficios de dejar de fumar. Revista Enciclopedia Para Qué Sirven las Cosas. Obtenido 06, 2019, de https://paraquesirven.com/beneficios-de-dejar-de-fumar/ )

Se el primero en dejar un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.