¿Para qué sirven los osos?

Los osos son mamíferos que pertenecen a la familia Ursidae. Tienen grandes tamaños en comparación con la mayoría de los mamíferos carnívoros. Presentan una dentadura y visión típicas de los carnívoros predadores, sin embargo, estos animales se han adaptado a un régimen alimenticio de omnívoros.

Los osos, a pesar de inicialmente ser catalogados como carnívoros, suelen comer otros alimentos, además de la carne que cazan. Por ejemplo, en la primavera, se alimentan de los tallos verdes de las plantas y pastos, así como de miel de abejas silvestres y comida que el humano les proporciona, de manera intencionada o no.

Los osos son animales plantígrados, es decir, se apoyan al caminar con toda la planta del pie; eso les permite mantenerse sobre dos patas, e incluso andar erguidos por momentos, como cuando se sienten en peligro. Se yerguen para defenderse en una pelea o para alcanzar sus alimentos.

¿Para qué sirven los osos?

Los osos, así como todos los seres vivos, cumplen un papel importante en los aspectos ecológico  e industrial.

Los osos sirven para:

  • Ayudar al equilibrio de su hábitat
  • Fungir como elemento medicinal
  • Usar su piel en la industria textil
  • Como elementos para diversión
  • Estudios científicos
  • Como auxiliares de guerra

Ayudar al equilibrio de su hábitat

Los osos son animales silvestres que dentro de su hábitat tienen una labor. Con ella, se equilibran los elementos del ecosistema.

Son depredadores terrestres, participando en la cadena alimenticia en el eslabón que le corresponde. Así, los demás seres vivos cumplen con su respectivo papel.

Dependiendo de la región a la que se encuentren adaptados, como el polo norte o territorios pertenecientes a Canadá y EUA, son depredadores y carroñeros. Al alimentarse de especies relativamente prolíficas, como las focas, las liebres y los salmones, evitan que estos se conviertan en plaga.

En otras palabras, regulan el número de estos seres, ajustándolo a los recursos que hay en el hábitat. Los osos son un factor estabilizador, generando un control natural.

Otra manera en la que colaboran con el desarrollo de su hábitat es ingiriendo las especies vegetales y esparciendo sus semillas por los terrenos del bosque, por medio de sus heces. Así las plantas se propagan en suelos fértiles.

Par de osos jugando

Los osos contribuyen al equilibrio del ecosistema

Fungir como elemento medicinal

Muchas culturas atribuían a varias partes y fluidos del cuerpo del oso facultades curativas:

  • Hígado
  • Patas
  • Bilis
  • Grasa
  • Dientes
  • Genitales

Los propósitos para los que se utilizan son dolencias físicas y tratar afecciones del tipo espiritual (sin una base científica, claro).

En regiones asiáticas aún se cazan osos para tales fines mágico-curativos. En China y otros países se consumen remedios preparados con:

  • Sopa de pata de oso
  • Testículos de oso
  • Hígado y otras partes

Todos ellos para tratar afecciones como la impotencia o la anemia. Otro caso destacado es cuando, para fines de este tipo, se usa la bilis de oso.

La bilis de oso se extrae haciendo una perforación en el abdomen a un oso vivo. Se pone un redondel que permite que la herida continúe abierta y el líquido se recolecta. Esta peligrosa práctica provoca infecciones y riesgo de que el animal muera.

Los osos sometidos a esta extracción permanecen enjaulados años en condiciones deplorables hasta que fallecen.

Dejando de lado estas aplicaciones que no llevan una base científica, se destacan algunos usos médicos reales:

  • El hígado de oso polar contiene grandes cantidades de vitaminas, en especial vitamina A y las del complejo B por lo cual se utiliza para tratar las deficiencias de estas vitaminas.

Usar su piel en la industria textil

Oso negro caminando

Las pieles de los osos han sido muy valuadas, en especial en zonas frías.

El ser humano ha dado uso a la piel del oso como vestimenta. Este propósito se logra tanto cazándolo como criándolo en cautiverio. Actualmente, en la mayor parte del mundo está prohibida o legislada la matanza del oso y el uso de sus pieles.

Sin embargo, por desgracia, al día de hoy hay muchos diseñadores de modas que usan pieles de animales en peligro de extinción y sin consideración, fomentando el mercado negro y la cacería furtiva de estos animales.

Con el aumento de la demanda de prendas con piel de estos animales, la abundancia de sus poblaciones queda en peligro.

Como elementos para diversión

Con los años, el ser humano ha separado a los osos de su hábitat con el propósito de domesticarlos. La cultura del circo es la que más ha abusado de estos mamíferos como parte del entretenimiento.

Los oseznos (cachorros de oso) son separados de la madre y entrenados para ejecutar trucos; al cumplir las órdenes de los entrenadores se les premia con agua, comida o mimos, y al no hacerlo son castigados o privados de algún disfrute.

Los osos fueron utilizados por los romanos como animales de combate contra los gladiadores, siendo atestiguados por el pueblo.

En estudios científicos

Los osos sirven también para desarrollar estudios científicos y pseudocientíficos; en ellos los animales son observados e investigados para ayudar a encontrar curas a sus enfermedades y para obtener una estadística que ayude a su conservación.

Estos estudios se realizan especialmente sobre especies que son criadas en cautiverio en zoológicos, para su conservación controlada, dada su escasa población o la pérdida de su hábitat por obra del ser humano.

Un ejemplo de ello son los osos panda, que de no ser criados en cautiverio, posiblemente ya estuvieran extintos por la depredación de sus pieles y la alteración de su hábitat.

Como auxiliares de guerra

Los osos han sido entrenados para la guerra, al igual que animales como los perros, los gatos, las palomas, los elefantes, los caballos, los camellos, los delfines y otros animales.

En la Segunda Guerra Mundial, Wojtek, un oso, fue entrenado por el ejército polaco para transportar cajas de munición y proyectiles de mortero. Al terminar la guerra, fue llevado al zoológico, donde murió 20 años después.

Características de los osos

Los osos han estado en el planeta desde hace millones de años, habiendo existido especies en diversos tamaños y con morfologías distintas a las actuales, pero con la fisionomía característica de la familia Ursidae. Entre las especies actuales, varían el tamaño, el grosor y color del pelaje, por ejemplo.

Los osos son animales territoriales, por lo que al ver amenazado su sitio entran en un estado de violencia contra el animal o el hombre que se aproxime.

El oso polar es el único predador que sí caza y se alimenta de seres humanos cuando la ocasión se presenta, habiendo ocurrido alguna agresión o intrusión.

Oso polar sumergido en el agua

Los osos polares, suelen nadar al desplazarse de un lugar a otro y para cazar, peces y focas.

En los tiempos primitivos, los osos fueron cazados por sus pieles, para darles uso como abrigo durante las eras glaciales. También fue consumida su carne como alimento. En ocasiones, sus pieles han sido utilizadas como tapetes o alfombras, y sus cabezas como trofeos de cacería.

Luego de la introducción de productos sintéticos para vestimenta en clima frío, los osos, a pesar de ello, continuaron siendo cazados e incluso muchas especies fueron extintas. La cacería “deportiva” o “por placer”, aceleró el proceso de su disminución.

Ejemplo de este tipo de cacería, que mejor dicho es una matanza masiva e irracional de los osos, es la que realizó durante 25 años el dictador rumano Nicolae Ceausescu, asesinando a varias decenas de osos.

Hace algunos años, surgió otro ejemplo de ello: el rey Juan Carlos de España, quien ha cazado especies protegidas y en peligro de extinción, como el Ursus Arctos  de los Montes Cárpatos, y de la misma manera en varios lugares del globo lo hacen los cazadores furtivos.

Contexto cultural de los osos

En la antigüedad, diversas culturas tenían la costumbre de que sus jóvenes cazaran osos, lobos, leones, tigres y otros animales considerados salvajes y peligrosos, como una prueba de valor.

Entre estas culturas se pueden contar varias de Europa, como la romana, la eslava, la celta y la nórdica (los vikingos). En todas ellas, el oso servía también como un dios protector o un demonio.

En América, los pueblos precolombinos igualmente cazaban a los osos, pero era mayor el respeto hacia ellos, por considerarlos divinidades o espíritus de antepasados. En muchas culturas americanas, el oso es uno de los dioses más poderosos, y es adorado entre los indígenas del norte del continente.

Especies de osos en la actualidad

Dos osos panda en un tronco

Algunas especies como el panda, se encuentran amenazadas por la destrucción de su hábitat

Antiguamente había decenas de variedades de osos, pero tanto la cacería como las enfermedades y la destrucción de su hábitat han hecho que al día de hoy sólo sigan vivas ocho especies distintas:

  • Oso de anteojos (Tremarctos Ornatur)
  • Oso pardo (Ursus Arctos)
  • Oso negro asiático (Ursus Thibetanus)
  • Oso panda gigante (Ailorupoda melanoleuca)
  • Oso labiado (Melursus Ursino)
  • Oso polar (Ursus Maritimus)
  • Oso malayo (Helarctos Malayanus)
  • Oso negro americano (Ursus Americanus)

La mayoría de ellos se encuentran en peligro de extinción.

Citar en formato APA: ( A. 2014, 07. ¿Para qué sirven los osos?. Para qué sirven las cosas. Obtenido , de https://paraquesirven.com/para-que-sirven-los-osos/.)

Escribe un comentario en ¿Para qué sirven los osos?

  1. andrea, comentó hace 1 año:

    gracias por la información con esto hice mi tarea