¿Para qué sirven los juegos tradicionales?

Los juegos tradicionales son aquellos que se llevan a cabo sin necesitar juguetes o artefactos tecnológicos. Se juega con el propio cuerpo o con objetos que se tienen al alcance en el hogar, como palos, telas, piedras, utensilios de cocina, por ejemplo.

También se consideran juegos tradicionales los que se realizan con los juguetes más sencillos, como muñecos, pelotas, canicas y dados, objetos que han trascendido por generaciones y siguen siendo conocidos y útiles.

Además, pueden utilizarse juguetes construidos por el niño, como caballitos de madera, aviones o barcos de papel, disfraces, herramientas o armas simuladas.

Se incluyen dentro de los juegos tradicionales los juegos de mesa, como el ajedrez, las damas chinas, las damas inglesas, el dominó y algunos juegos de cartas.

¿Para qué sirven los juegos tradicionales?

Los juegos tradicionales ayudan al desarrollo físico y mental de los niños, gracias a su relación con la denominada “fase de expresividad motriz de la psicomotricidad”. Es por eso que también se les llama juegos motrices.

Es muy útil que estos juegos se realicen desde una edad temprana, ya que constituyen una necesidad para el óptimo desarrollo infantil, momento en que comienza una relación con el juego.

En el aspecto físico, los juegos tradicionales ayudan al desarrollo de los músculos y las capacidades motrices.

Los juegos tradicionales favorecen en el niño el proceso hacia la madurez, y ayudan a impulsar el pensamiento creativo y el raciocinio. Es gracias a los juegos que los niños logran aprender el funcionamiento de los objetos, el seguimiento de reglas y el refuerzo de sus habilidades sociales.

Estos juegos desarrollan en el niño el sentido de la realidad. Debido a que está acostumbrado a compartir un mundo con los adultos, por medio del juego crea un universo propio, lleno de simbolismos y paralelismos con la realidad en que vive. Además, crea para sí mismo un conocimiento de las leyes físicas, con el que generará un criterio para el futuro.

La utilidad psicológica de los juegos tradicionales es que sientan las bases intelectuales y de concentración sobre las que el niño podrá centrar sus esfuerzos académicos, deportivos y en todos los demás ámbitos de su vida.

La carencia de este tipo de actividades puede llegar a generar problemas futuros como dislexia, afasia o dificultades para adaptarse en los medios escolar y social. Se cree que la falta de juegos durante la infancia es causa de apatía y depresión en las personas adultas, además de que en ciertos casos hay un perceptible retraso, tanto en el campo psicomotor como en el desarrollo intelectual.

Los juegos tradicionales sirven para:

Balero, un juego tradicional

  • Desarrollo físico y mental de los niños
  • Desarrollo de los músculos y las capacidades motrices
  • Favorecer el proceso hacia la madurez
  • Impulsar el pensamiento creativo y el raciocinio
  • Los niños aprenden el funcionamiento de los objetos
  • Los niños adoptan el seguimiento de reglas
  • Los niños refuerzan sus habilidades sociales
  • Los niños conocen las leyes físicas
  • Los niños desarrollan el sentido de la realidad
  • Sentar las bases intelectuales y de concentración

¿Cómo se juegan?

Los juegos tradicionales pueden ser individuales o colectivos. Lo habitual es que haya interacción entre dos o más niños.

Cada juego tiene sus reglas particulares, que suelen ser muy simples y explicarse en un lapso de entre dos y cinco minutos.

Los juegos que implican actividad física casi siempre son llevados a cabo al aire libre. Utilizan formas de expresión corporal y tienden a servirse de habilidades motrices como saltar, correr, caminar, entre otros.

Algunos juegos tradicionales que requieren actividad física  son: saltar la cuerda, jugar a los encantados, las escondidas.

¿Cómo funcionan?

Saltar la cuerda es un juego tradicional

Las relaciones entre los niños participantes, tanto dentro como fuera del juego, son parte fundamental del denominado currículum oculto. Se llama así a los aprendizajes que son adquiridos por los estudiantes, aunque los mismos no figuren en el currículum oficial.

El currículum oculto puede o no ser “enseñado” con intención. Todo entorno, actividades sociales y recreativas pueden brindar aprendizajes laterales, ya que el aprendizaje en general no sólo se vincula al plan escolar, sino también a las experiencias interpersonales, como el contacto con amigos o familiares y el intercambio vivencial. Esa es una de las grandes aportaciones de los juegos tradicionales.

Citar en formato APA: ( A. 2012, 12. ¿Para qué sirven los juegos tradicionales?. Para qué sirven las cosas. Obtenido , de https://paraquesirven.com/para-que-sirven-los-juegos-tradicionales/.)

Escribe un comentario en ¿Para qué sirven los juegos tradicionales?