¿Para qué sirven las vacunas?

Las vacunas son grupos de antígenos químicamente procesados. Estos mismos se introducen al organismo, generalmente por medio de una jeringa, para que, en respuesta, se vayan creando anticuerpos para atacar alguna enfermedad especifica.

La primera vacuna fue desarrollada en 1796 por Edward Jenner, que en un intento por combatir la epidemia causada por la viruela bovina, experimentó con este método, convirtiéndose en un antídoto eficaz a aplicar.

Sin saberlo, Jenner dio el paso más importante para la mejora y preservación de la salud humana. El nombre “vacuna” proviene de la epidemia de la viruela bovina, que se presentaba en las vacas. El nombre de estos animales proviene del latín “vacca”.

¿Para qué sirven las vacunas?

Las vacunas tienen tres propósitos principales que las caracterizan como uno de los agentes más importantes para la preservación de la salud: Sirven para:

  • Impulsar el sistema inmune
  • Mejorar la calidad de vida
  • Proteger a la población

Sirven para impulsar el sistema inmune

Las vacunas sirven para ayudar al sistema inmunológico a luchar contra los posibles contagios por virus, cocos y demás patógenos. Esto se logra por medio de virus o bacterias y otros microorganismos debilitados o destruidos. El sistema inmune aprende a reconocerlos y atacarlos, en caso de que se llegue a presentar una invasión de ellos en el cuerpo.

De esta manera el organismo sabrá protegerse contra las infecciones. Es por tanto tan grande la importancia de vacunarse a temprana edad y reforzar sus efectos a lo largo de la vida, a pesar de tener un buen estado de salud.

Dan una mejorar la calidad de vida

Las vacunas han sido utilizadas desde su descubrimiento para mejorar la calidad de vida de la humanidad. En la era moderna, es un derecho de los niños de todas las naciones el recibir vacunas “predeterminadas”, mismas que se especifican de acuerdo con la edad y el estado de salud.

Las vacunas a aplicar dependerán, además, de las condiciones y el entorno en el que se desarrollen los infantes. Desde hace diez años, por ejemplo, se estableció como requisito la vacuna contra la influenza AH1N1, tras la epidemia que amenazó con convertirse en pandemia. Niños y ancianos son la población vulnerable, y por ello necesitan neutralizar el virus, para estar preparados para enfrentarlo.

Ayuda a proteger a la población

Las vacunas se aplican según los requerimientos de la población

Las vacunas se aplican según los requerimientos de la población

Las vacunas suelen variar de país en país, según los requerimientos de protección que se crean necesarios por los sistemas de salud. Por ejemplo, actualmente en México, a un bebé recién nacido, dentro de sus primeros seis meses de vida se le aplican diferentes vacunas que han elevado su tasa de supervivencia.

Estas vacunas predeterminadas son:

  • Vacuna Hepatitis B: Sirve para prevenir la Hepatitis tipo B.
  • Vacuna Poliomielitis Sabin: Sirve para prevenir la poliomielitis, siempre y cuando se inyecte antes de que ocurra un contagio.
  • Vacuna contra Rotavirus: Ayuda a prevenir el rotavirus, causante de diarreas infantiles.
  • Vacuna triple viral SRP y SR: Sirve contra la rubéola, el sarampión y la parotiditis.
  • Vacuna BCG: Sirve para prevenir los contagios por tuberculosis.
  • Vacuna contra neumococo: Ayuda a aumentar las defensas contra el neumococo.
  • Vacuna pentavalente: Sirve contra la tifoidea, la tosferina y el tétanos.
  • Vacuna DPT: al igual que la anterior sirve contra la tifoidea, tosferina y tétanos.
  • Vacuna Td: Sirve como preventiva contra el tétanos y la difteria.
  • Vacuna contra la influenza: fortalece el sistema inmune contra el virus de la influenza AH1N1.
  • Vacuna Tdpa: Sirve como refuerzo contra la difteria, tétanos y tosferina; es utilizada en mujeres embarazadas.
  • Vacuna VPH: ayuda a fortalecer el sistema inmune contra el virus del papiloma humano.

En países como el sudamericano Chile se promueve como obligatoria únicamente la aplicación de tres vacunas:

  • Vacuna de BCG: Contra la tuberculosis
  • Vacuna pentavalente: Contra la tos ferina, tétanos y tifoidea
  • Vacuna polio oral: Para prevenir la poliomielitis. Es el virus debilitado, que se introduce al cuerpo.

Aunque en la actualidad se procura más vacunar a los niños porque se les considera más vulnerables ante infecciones, las vacunas no son exclusivas. Los adultos también son propensos a infectarse aunque, a diferencia de los niños, ellos han tenido un consumo mayor de vacunas, para tratar enfermedades, restablecerse con más rapidez, o prepararse para una cirugía.

Elaboración de las vacunas

Las vacunas, para introducirse al cuerpo, pueden prepararse por cuatro diferentes métodos:

  • Vacunas avirulentas
  • Vacunas posificadas
  • Vacunas de antígenos purificados
  • Vacunas genéticas
Las vacunas se producen según la enfermedad que se requiera combatir.

Las vacunas se producen según la enfermedad que se requiera combatir.

Vacunas avirulentas

Son concebidas por medios no peligrosos del microorganismo patógeno que se busca extinguir. Por ejemplo, la mayoría de las vacunas que evitan el contagio de enfermedades de transmisión como la viruela, la influenza AH1N1 y algunos cocos, entre otras, son elaboradas por medio de la extrusión de algunos complementos de dichos virus para poder eliminarlos, evitar su transmisión e incluso su mutación.

Vacunas posificadas

Se obtienen del patógeno que se planea atacar, cuando éste se encuentra muerto o en un estado de inactividad, tomando esta reacción para neutralizarlo en el agente infectado.

Vacunas de antígenos purificados

Son anticuerpos que han sido diseñados bajo complejos procesos en laboratorio, con un propósito determinado: el fortalecimiento del sistema inmunológico o dotar de ciertos nutrientes a un órgano o función del cuerpo.

Vacunas genéticas

Han surgido como uno de los últimos avances en biomedicina. Se trata de agentes modificados por medio de su propio material genético. Su proceso de elaboración es el más complejo entre todas las vacunas, y resulta en una mutación del virus, con el cual se trabaje introduciendo elementos específicos de otros virus para la elaboración de un antídoto, entre otros propósitos.

Aplicación de las vacunas

inyeccion

La forma de administrar las vacunas más común es por medio de inyecciones.

Es erróneo pensar que todas las vacunas vienen en solución inyectable, puesto que existen diversos métodos de administración:

  • Inyecciones subcutáneas
  • Inyecciones intramusculares
  • Gotas orales
  • Gotas oculares
  • Gotas para los oídos
  • Inhalables

Los laboratorios estudian los mejores mecanismos de absorción de las vacunas, de acuerdo con el organismo de cada paciente.

Se crean entonces vacunas en presentación de:

  • Grageas
  • Líquidos para consumo oral

Estas modalidades ayudan a que los niños no se nieguen a ser vacunados, por temor a las agujas de las jeringas.

Citado APA: (A. . ¿Para qué sirven las vacunas?. Revista Enciclopedia Para Qué Sirven las Cosas. Obtenido 10, 2019, de https://paraquesirven.com/para-que-sirven-las-vacunas/ )

Categoría: Salud | Comentarios: 1

Comentarios

  1. Es muy buena la pagina y nos ayuda mucho saber las cosas que informa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.