¿Para qué sirve un reglamento?

Un reglamento es un listado de normas o expresiones jurídicas, dictadas por la administración pública. Se encarga de establecer lineamientos para regular actividades concretas, a las que hace referencia. Además, en las ocasiones en que estos lineamientos son contravenidos, el reglamento cumple la tarea de emitir sanciones, para asegurar que las partes involucradas funcionen.

Son normas jurídicas con las que se imponen límites y se reconocen potestades en determinadas circunstancias, siempre dentro de un margen de acción delimitado. Si bien un reglamento se apega a las normas jurídicas y es emitido por una autoridad pública, se encuentra subordinado a la ley; no suele ser obligatorio, lo que le diferencia de las leyes, que poseen un rango superior.

Existen también reglamentos que se pueden calificar de “privados”. Estos regulan las acciones y facultades de los miembros de una colectividad (empresa, escuela u otra institución privada), sancionando los comportamientos indebidos y regulando cuestiones como el uso de los espacios e instalaciones o determinados recursos, por ejemplo.

¿Para qué sirven los reglamentos?

La principal función de un reglamento es ayudar a conservar el orden, tanto en las organizaciones como en la sociedad. Es útil para agilizar los servicios y las funciones de los integrantes, por ello todas las administraciones y empresas llevan un reglamento como requisito para sustentar su funcionamiento.

Los reglamentos sirven para:

  • Regular aspectos que no quedan precisos dentro de las leyes
  • Establecer un orden para la convivencia
  • Establecer parámetros para la realización de tareas especificas
  • Evitar comportamientos inadecuados que generen conflictos
  • Brindar igualdad en el cumplimiento de las normas que se establecen
  • Sancionar por igual a todos quienes deben cumplir con el reglamento y no lo hacen

Formato de un reglamento

Sirven para establecer un orden para la convivencia

Implementar un reglamento permite a las organizaciones fijar estándares de convivencia para mantener el orden durante el desarrollo de sus actividades. Es conveniente cuando se gestiona también un programa de sanciones administrativas, de acuerdo con las faltas cometidas al listado de normas.

Se utilizan para evitar comportamientos inadecuados que generen conflictos

Este propósito es fácil de observar con un ejemplo como el siguiente. En una escuela existe un reglamento que impide que se realicen acciones como:

  • Correr en los pasillos o escaleras
  • Comer en horario de clases
  • Gritar dentro de las instalaciones
  • Jugar con balones o palos

Todas las acciones anteriores pueden provocar accidentes y desorden en las aulas y patios escolares, por lo que el reglamento es un requisito para frenarlas.

Ayuda a regular aspectos que no estén precisos en leyes

Es mediante los reglamentos que quedan comprendidos aspectos jurídicos que no se hayan establecido de manera clara dentro de las leyes. Se da un lineamiento a seguir y, en caso de que se ignoren u omitan voluntariamente, se imponen sanciones o multas, cuando se habla de reglamentos de carácter público.

Establecer un marco en el que se pueden realizar acciones

Es el caso, por ejemplo, de los reglamentos policiales y militares, que establecen qué tipos de acciones se deben llevar a cabo o no, respecto al uso de uniformes e insignias. Se sanciona a los elementos que contravengan las disposiciones.

En el caso del reglamento interno de algún condominio, ocurre que:

  • Se establecen limitaciones para el uso de algún espacio común
  • Se entregan indicaciones respecto a la reparación de algún inconveniente

Es con los reglamentos que se puede proceder para beneficio colectivo, respetando el marco de acción.

Clasificación de los reglamentos

Los reglamentos pueden clasificarse en tres categorías principales:

  • Reglamentos públicos
  • Reglamentos internos
  • Reglamentos privados

Reglamentos públicos

Son aquellos que son emitidos por una autoridad para ser aplicados de manera general o pública, como en el caso del reglamento de tránsito, seguidos por los ciudadanos para lograr el orden vial.

Reglamentos internos

Estos pueden ser emitidos por diferentes instancias:

  • Autoridades: como los reglamentos que regulan instituciones políticas, como las cámaras de diputados, las cámaras de senadores, los cuerpos legislativos.
  • Empresas privadas: se aplican para que el organigrama de la institución opere con armonía, logrando que los objetivos se alcancen más rápidamente.

Una vez que se abandonan las instalaciones o se deja de participar en la organización, los reglamentos internos no tienen validez; dejan de tener campo de aplicación.

Hay dos variantes de los reglamentos internos, que son:

  • Reglamentos internos públicos: se cumplen en instituciones de carácter público, regulan las facultades y acciones de servidores públicos.
  • Reglamentos internos privados: se aplican en los empleados de una empresa, durante los procesos productivos y de prestación de servicios.

Reglamentos privados

Son los que establecen normas y lineamientos a seguir dentro de empresas e instituciones de carácter privado, como colegios, plantas industriales, comercios y demás.

Clic para conocer un ejemplo de reglamento.

Citado APA: (A. . ¿Para qué sirve un reglamento?. Revista Enciclopedia Para Qué Sirven las Cosas. Obtenido 02, 2019, de https://paraquesirven.com/para-que-sirve-un-reglamento/ )

Comentarios

  1. es un documento que especifica una norma juridica para regular todas las actividades de los miembros de una comunidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.