¿Para qué sirve la menta?

La menta, también conocida como “mentha”, es una planta que pertenece al género de las herbáceas vivaces, adjuntas a la familia Lamiaceae. Hay variedad de especies vegetales que pertenecen a esta misma, y con las cuales es probable confundir a la menta. Uno de estos casos de confusión se presta con la hierbabuena, por su aromaticidad y sabor similar.

La menta es parte de la larga lista de hierbas aromáticas de mesa con mayor distribución en el mundo, ocupando el primer lugar. Es de origen asiático, pero tuvo un gran auge en Europa durante la edad de oro. Por su aroma, era uno de los implementos favoritos de la nobleza y la aristocracia, para disimular el mal olor en temporadas de escasez de agua y falta de baño.

Su cultivo no requiere de un permiso especial ni de cuidados esmerados; por el contrario, la menta es una de las plantas más comunes en los jardines y hortalizas caseras, por la facilidad con que se mantiene su desarrollo. La menta destaca por su versatilidad como especie vegetal, dado que se puede utilizar en los ámbitos alimenticio, medicinal y de higiene personal.

¿Para qué sirve la menta?

La menta, como hierba medicinal, suele utilizarse en infusión. A una taza con agua caliente, se agregan hojas de menta suficientes para que haya una extracción abundante de esencia. Se va a caracterizar por su aroma fresco, que llega a ser picante cuando está concentrado. Este se debe a un terpeno o isoprenoide llamado mentol, sustancia química que es volátil y se detecta en el ambiente.

La menta sirve para:

  • Efectos somníferos
  • Relajar los músculos
  • Aliviar dolencias ginecológicas
  • Controlar la producción de grasa en la piel
  • Mejorar la concentración
  • Tratar padecimientos generales

Efectos somníferos

La menta contiene sustancias relajantes que ayudan a que el consumidor llegue a un punto de estupor, que le ayudará a entrar en sueño. Se recomienda tomar un té de menta antes de dormir, ya que además de evitar el insomnio, ayuda a personas que sufren de ronquidos por la noche, descongestionando las vías respiratorias.

Relajar los músculos

Es común entre las mujeres el uso del aceite esencial de la menta, en baños de agua tibia. Los vapores de la esencia tienen un efecto relajante en el cuerpo, y al aspirarse dan la sensación de frescura y bienestar.

Es en este tipo de baños que el estrés se libera de los músculos, disolviéndose en el tejido muscular el reflejo tensor. La fragancia se combina con la temperatura elevada para este propósito, ayudando también al óptimo descanso del consumidor.

Sumergir los pies en un concentrado cálido de menta sirve para reducir la inflamación por el uso de tacones o por caminar en exceso. No ocasiona ningún problema dermatológico, pues no es un abrasivo agresivo.

Aliviar dolencias ginecológicas

La menta es una buena alternativa para combatir infecciones y padecimientos vaginales, como:

  • Vulvovaginitis
  • Vulvitis
  • Vaginitis
  • Flujo vaginal
  • Comezón excesiva
  • Escozor en el periodo menstrual

La menta puede aplicarse en forma de infusión, en compresas húmedas o como bebida. Según la manera en la que la consumidora recurra a la menta, serán los efectos que perciba, y la rapidez en la que estos se presenten.

Controlar la producción de grasa en la piel

Esta hierba tiene la cualidad de controlar la producción de grasa en la piel. Es una gran alternativa para no irritar más la dermis con otros productos químicos, que a largo plazo podrían ocasionar un daño severo e irreversible.

Mejorar la concentración

El aroma intenso de la menta ayuda a mejorar la memoria y a potenciar la concentración. Es una opción ideal para los estudiantes que suelen pasar estrés durante la temporada de exámenes. Para disfrutar de los efectos de esta hierba, basta con colocar un par de ramas de menta fresca en agua, cerca del lugar donde usualmente se estudia.

Tratar padecimientos generales

Menta líquida, te de menta, planta de menta

Presentaciones de menta

La menta ayuda al alivio de múltiples tipos de dolencia, que tengan que ver con vértebras y músculos, contracturas, artritis y distensiones. Al ser una alternativa natural, se puede llevar un tratamiento diario, sin que exista ningún tipo de peligro para el paciente. Sin embargo, en caso de notar cualquier signo de deterioro o irritación, se recomienda suspender su uso.

Contraindicaciones de la menta

En algunas presentaciones procesadas, la menta no está indicada para personas como:

  • Mujeres embarazadas
  • Mujeres en etapa de lactancia
  • Niños menores de diez años
  • Pacientes con manifestaciones alérgicas respiratorias, ante los componentes de la menta
  • Pacientes hipersensibles a las sustancias presentes en la menta
Citado APA: (A. . ¿Para qué sirve la menta?. Revista Enciclopedia Para Qué Sirven las Cosas. Obtenido 10, 2019, de https://paraquesirven.com/para-que-sirve-la-menta/ )

Se el primero en dejar un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.