¿Para qué sirve la clorofila?

Se denomina clorofila al pigmento de coloración verde presente en los organismos con cloroplastos, como las plantas, algunas bacterias y otros seres protistas (de una sola célula), como las algas.

Este pigmento es imprescindible para poder llevar a cabo la fotosíntesis, proceso en el que se toman las energías calorífica y lumínica de la luz solar, para convertir el dióxido de carbono (CO2) del ambiente en glucosa (C6H12O6), que servirá como alimento, y oxígeno (O2), que se liberará al aire, para la respiración de los seres no fotosintéticos, como los mamíferos.

La clorofila tiene infinidad de beneficios para el organismo humano, por lo que si se ingiere en las dosis correctas, ayudará a que el cuerpo funcione de manera óptima. Su consumo puede ser de manera natural, por medio de los alimentos vegetales en las ensaladas, licuados y jugos de verduras.

¿Para qué sirve la clorofila?

La clorofila es el pigmento principal de los seres fotosintéticos, como las plantas y las algas. Su nombre deriva de los vocablos griegos: “chloros”, que significa “verde”, y “phyllon”, que significa “hoja”.

La clorofila sirve para:

  • Generar energía
  • Ayudar a oxigenar la sangre
  • Mejorar el rendimiento deportivo
  • Mejorar el rendimiento muscular
  • Oxigenar más el cerebro
  • Beneficiar los procesos de la memoria
  • Beneficiar el aparato digestivo
  • Reducir el mal aliento
  • Efectos antioxidantes
  • Desintoxicar el cuerpo
  • Proteger el sistema circulatorio
  • Proteger contra efectos de la radiación
  • Disminuir el mal olor urinario y fecal
  • Controlar la flora intestinal
  • Prevenir la formación de piedras en los riñones
  • Proteger de infecciones

Generar energía

hojas verdes

La clorofila es el pigmento que da coloración a las plantas.

La principal función de la clorofila se presenta en las plantas, las algas, las bacterias y otros organismos unicelulares. Participa en el proceso de la fotosíntesis, para que estos seres vivos generen su propio alimento y energía para sobrevivir.

Ayuda a la transformación de la energía luminosa de los rayos solares en energía química para generar los productos vitales. Esta energía química está en forma de moléculas de ATP (Adenosin Trifosfato).

La clorofila ayuda a oxigenar la sangre

El consumo de clorofila ayuda a que la hemoglobina en la sangre capture con eficiencia el oxígeno, para que este llegue a todas las células, los tejidos y los órganos del cuerpo humano.

Beneficia el aparato digestivo

La clorofila, al entrar en el tracto digestivo, controla la población de la flora intestinal, evitando la generación excesiva de gases, e impulsando la eliminación de toxinas en los intestinos delgado y grueso.

La clorofila sirve para proteger contra efectos de la radiación

Según estudios científicos, el consumo de clorofila ayuda a disminuir los efectos nocivos de algunas radiaciones, como las que se utilizan en la radioterapia para tratar el cáncer. Sin embargo, se señala que este efecto de protección es leve. Esto contradice a algunos medios que le señalan como un remedio milagroso.

Proteger el sistema circulatorio

Bote clorofila

Bote de clorofila

El consumo de clorofila favorece al sistema circulatorio o cardiovascular. Se regula la presión arterial, lo que a su vez protege el trabajo muscular del corazón.

La clorofila tiene efectos antioxidantes

La clorofila es un pigmento constituido por sustancias antioxidantes. Estas se encargan de neutralizar químicamente a los radicales libres, moléculas inestables que provocan un envejecimiento más rápido.

Prevenir la formación de piedras en los riñones

Según señalan estudios sobre los efectos renales de la clorofila, esta es útil para evitar la formación de cristales de oxalato cálcico, previniéndose finalmente la formación de piedras en los riñones.

Protege de algunas infecciones

El consumo regular de clorofila provee de una protección en contra de algunas bacterias anaerobias. Este tipo de bacterias sobrevive en ausencia de oxígeno. Debido a que la clorofila aumenta la circulación de oxígeno en el cuerpo, se eliminan las condiciones en que estos seres puedan proceder a infectar.

Tipos de clorofila

Vegetales para ensalada

Podemos incluir este compuesto en nuestra dieta consumiendo vegetales verdes.

Existen varios tipos de clorofila, que se distinguen por dos factores principales:

  • La coloración verdosa que adquieren en algunas combinaciones químicas
  • Sus espectros de absorción al someterse a rayos de luz en espectrómetros

Los cuatro tipos de clorofila son:

  • Clorofila A: es la más abundante en las plantas, y ayuda a su fotosíntesis.
  • Clorofila B: se encuentra tanto en las plantas terrestres como en las algas verdes, y es la segunda con mayor proporción entre los organismos con cloroplastos.
  • Clorofila C: se halla tanto en algas unicelulares, también llamadas diatomeas, como en las algas pardas.
  • Clorofila D: Es el tipo de clorofila más escaso; sólo se halla en las cianobacterias Acarychloris marinas y en las algas rojas.

Podemos incluir la clorofila en nuestra dieta añadiéndola en alimentos como las aguas frescas, jugos, licuados con apio, alfalfa y pepino, y otras preparaciones vegetales de coloración verde, como las ensaladas frescas.

Citado APA: (A. . ¿Para qué sirve la clorofila?. Revista Enciclopedia Para Qué Sirven las Cosas. Obtenido 11, 2019, de https://paraquesirven.com/para-que-sirve-la-clorofila/ )

Categoría: Salud | Comentarios: 0

Se el primero en dejar un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.