¿Para qué sirve el yoga?

El yoga es una disciplina física y mental que persigue, por medio de ejercicios corporales y meditación, el equilibrio entre el cuerpo, la mente y el espíritu. Es de origen oriental, sobre todo de la India, de donde proviene su nombre. En sánscrito, la palabra yoga significa “unión”. Está basado en diversos ejercicios y posturas o asanas, acompañados por repetición de mantras.

Hay diversos ejercicios y acciones en el yoga: los llamados pranayamas son respiraciones planificadas, las asanas son posturas físicas armonizadoras y el dhyana es la meditación. Estas tres son los elementos indispensables para una buena ejecución del yoga.

Cada una de las posturas o asanas ayuda a activar y ejercitar partes específicas del cuerpo. Simultáneamente, mientras se repiten los mantras, cada uno con un significado, se despiertan determinadas regiones de la mente.

¿Para qué sirve el yoga?

El yoga sirve para lograr la conexión entre la mente, el cuerpo y el espíritu. Para los practicantes de algunas religiones, el yoga es un medio para conectarse con divinidades como Brahman y Kali. Para otras personas, es un medio para alcanzar la iluminación espiritual, un plano existencial superior, un nivel de conciencia mayor o la meditación trascendental.

Para los demás, el yoga es simplemente una disciplina de ejercicios y meditación que les ayuda a relajarse y mejorar su salud.

Sirve para:

  • Mejorar condiciones corporales y mentales
  • Mejorar la flexibilidad y corregir la postura
  • Relajar para reducir ansiedad y estrés
  • Mejorar la circulación y disminuir enfermedades

Mejorar condiciones corporales y mentales

El yoga existe desde hace más de 4 mil años en la India, donde ha formado parte de muchos rituales como un medio de conectar al ser humano con sus dioses. Actualmente, en occidente el yoga se usa más para buscar mejoras en el cuerpo, sobre todo en los asuntos de la flexibilidad, los problemas de postura y en menor medida la relajación y la meditación.

En algunos casos, el yoga sirve como terapia para recuperar la movilidad y la flexibilidad perdidas por accidentes graves o tras operaciones quirúrgicas. También ayuda a que las personas de la tercera edad refuercen sus capacidades motoras para valerse por sí mismas cuando la vejez avance más.

Esta visión más física, que aparta el aspecto espiritual del yoga, se debe en gran parte al marcado escepticismo y agnosticismo de la cultura occidental. Además de los propósitos físicos, esta disciplina aporta beneficios mentales, mejorando la concentración y prolongando la actividad neuronal diaria.

La práctica del yoga tiene grandes beneficios, como:

  • Aumentar la flexibilidad
  • Recuperar el movimiento
  • Fortalecer la columna
  • Corregir la postura
  • Mejorar la respiración
  • Sostener la respiración
  • Aumentar la concentración
  • Mejorar la memoria
  • Relajar el cuerpo
  • Mejorar la digestión
  • Mejorar la resistencia física
  • Fortalecer las articulaciones
  • Prevenir enfermedades articulares
  • Oxigenar el organismo
  • Reducir el estrés
  • Controlar la ansiedad
  • Disminuir los dolores musculares
  • Controlar el ritmo cardiaco
  • Conciliar el sueño
  • Atender mejor las necesidades del cuerpo
  • Mejorar el desempeño en las relaciones sexuales
  • Aprender a meditar a profundidad
  • Aumentar el nivel de conciencia
  • Fortalecer la espiritualidad
yoga

Postura del yoga

Mejorar la flexibilidad y corregir la postura

El yoga, gracias a sus ejercicios y posturas, es muy recomendable para las personas sedentarias y para los adultos mayores, dado que ambos necesitan aumentar o recuperar la flexibilidad de sus músculos.

Cada una de las asanas del yoga ayuda a alargar los tendones y ligamentos de una parte del cuerpo específica, aumentando la flexibilidad y el movimiento de esa zona. Por ello, los gimnastas, los acróbatas, los deportistas y los contorsionistas suelen incluir la práctica de yoga como parte de sus ejercicios.

En las casas de retiro de ancianos, hospitales y centros de terapia, se suelen incluir algunos movimientos del yoga, como parte de las fisioterapias de rehabilitación, en pacientes con discapacidad o que han perdido la movilidad de algún miembro.

Relajar para reducir ansiedad y estrés

Otros beneficios destacados de practicar yoga son:

  • Reducir el estrés
  • Ayudar a controlar la ansiedad
  • Ayudar a disminuir el nerviosismo

Los ejercicios de respiración y autocontrol aumentan la resistencia mental de las personas ante situaciones estresantes.

Practicar yoga requiere calma y precisión. Se necesita estar en una posición determinada por un rato, más que movimientos bruscos o con carga cardiovascular.

Los ejercicios de respiración y la meditación ayudan a mejorar la concentración, pues se entrena a la mente para que se concentre en una idea, a pesar de los estímulos y distractores externos.

El yoga incluye muchas veces la aplicación de estudios y filosofías orientales, más precisamente sobre el hinduismo y el budismo, por lo que también es útil para expandir los conocimientos y aumentar la espiritualidad.

Mejorar la circulación y disminuir enfermedades

Cada una de las posturas del yoga afecta a una parte especifica del cuerpo:

  • Muchas de ellas ayudan a que la sangre fluya mejor hacia los órganos y miembros.
  • Posturas invertidas mejoran la circulación hacia la cabeza y el tren superior.

Por tanto, algunas personas con problemas de circulación cerebral practican yoga, como parte de su terapia.

La práctica del yoga, además de mantener posturas forzadas, requiere de ejercicios y movimientos que ayudan a fortalecer los órganos; algunos son específicos para cada órgano, como por ejemplo:

  • La asana Uddiyana Banda
  • La asana Kapalabhati
  • Las asanas Urdhva Hastasana y Adho Mukha Svanasana
  • Las asanas Sarvangasana y Sirshasana

La asana Uddiyana Banda, también conocida como abdominales hipopresivos, trabaja y fortalece las paredes abdominales y los órganos reproductivos.

La asana Kapalabhati fortalece los pulmones.

Las asanas Urdhva Hastasana y Adho Mukha Svanasana fortalecen los riñones

Las asanas Sarvangasana y Sirshasana ayudan al cerebro.

Efectos secundarios del yoga

El yoga sí puede producir efectos secundarios. Al igual que cualquier otro movimiento o ejercicio, si se realiza sin las debidas precauciones, puede ser perjudicial para los músculos. Sin embargo, en general, es una de las actividades que menos lesiones y daños colaterales causa.

Sus movimientos son lentos y se adecúan para practicantes de todas las edades. Una de las ventajas del yoga es que se comienza por posturas sencillas y sólo los grados avanzados ejecutan posturas más complicadas. A los principiantes se les restringen una cantidad de movimientos que pudieran lastimarlos.

Algunas posturas del yoga pueden resultar perjudiciales para las personas con ciertas enfermedades. Las posturas invertidas afectan a las personas con infartos cardiacos o cerebrales, pues la sangre circularía hacia las zonas enfermas aumentando el riego de otra lesión.

Para el caso de las mujeres embarazadas, el yoga tiene ejercicios especiales, pues ayuda a facilitar el proceso del parto. En el caso de las que tienen embarazos de alto riesgo, se aconseja suspender los ejercicios físicos y sólo hacer los respiratorios y la meditación bajo la supervisión de un médico.

Este artículo es de carácter informativo y no sustituye la opinión médica profesional. Consulta a un médico.

Citado APA: (A. . ¿Para qué sirve el yoga?. Revista Enciclopedia Para Qué Sirven las Cosas. Obtenido 11, 2019, de https://paraquesirven.com/para-que-sirve-el-yoga/ )

Categoría: Salud | Comentarios: 0

Se el primero en dejar un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.