¿Para qué sirve la butilhioscina?

Butilhioscina es el nombre comercial del bromuro de butilhioscina, que es un fármaco que se usa como antiespasmódico en la musculatura lisa. Actúa sobre los órganos del tracto digestivo, las vías urinarias y las vías biliares, aunque también es recurrido para contrarrestar los cólicos provocados por la dismenorrea.

También conocido como butilescopolamina, este medicamento deriva de la escopolamina, que es una sustancia encontrada en diversas plantas tóxicas o venenosas. La escopolamina es utilizada en el bajo mundo como una droga paralizante pero, en el ámbito medicinal, dosis pequeñas de ella ayudan a prevenir y aliviar dolores, por su efecto relajante en el tejido muscular.

Al provenir químicamente de la escopolamina, la butilhioscina sólo es utilizada en dosis mínimas y para determinadas dolencias, en las que es necesario detener las contracciones o calambres. Entre ellas se encuentran los dolores por colitis, los cólicos menstruales y multitud de otros dolores que se manifiesten a través de espasmos o compresión intensa a la altura del abdomen.

¿Para qué sirve la butilhioscina?

La butilhioscina adopta el efecto sedante o depresor del sistema nervioso que caracteriza a la escopolamina, lo que le convierte finalmente en un fármaco útil como antiespasmódico y como anestésico local. A diferencia de otros analgésicos, la butilhioscina no bloquea las señales de dolor, sino que evita los espasmos o contracciones causantes del dolor.

La butilhioscina sirve para:

  • Tratar afecciones dolorosas
  • Tratar dolores gastrointestinales
  • Tratar dolores en las vías biliares
  • Tratar dolores renales y urinarios
  • Tratar cólicos menstruales y dolores genitales

Tratar afecciones dolorosas

La butilhioscina es recomendada por los médicos para tratar casos de dolores que estén relacionados con espasmos y contracciones de la musculatura y tejidos.  Su actividad química trabaja en zonas como el estómago, los aparatos reproductores, las vías urinarias y las vías biliares.

Sirve para tratar afecciones dolorosas, como:

  • Colitis espástica
  • Estreñimiento espástico
  • Síndrome de colon irritable
  • Dismenorrea
  • Disquinesia de las vías biliares
  • Calambres intestinales
  • Espasmos en la vejiga
  • Úlcera gástrica
  • Úlcera duodenal
  • Enteritis
  • Incontinencia urinaria
  • Dolores postoperatorios
  • Acalasia
  • Dolor por histerectomía y otras intervenciones uterinas
  • Cólicos en la uretra
  • Cólicos renales
  • Cólicos biliares
  • Dolores por contracciones en mujeres embarazadas (bajo vigilancia médica)

Tratar dolores gastrointestinales

butilhioscina

La butilhioscina alivia las contracciones dolorosas en el músculo liso.

La butilhioscina es indicada contra dolores de estómago que sean provocados por contracciones en la musculatura lisa, la cual tiene movimiento involuntario, es decir, que no podemos controlar o relajar por cuenta propia, a diferencia del tejido muscular rugoso, sometido a nuestra voluntad.

La forma más común de estos dolores son los cólicos, los retortijones, los calambres estomacales e incluso las náuseas. Todos estos problemas son provocados por enfermedades como el colon irritable, las úlceras, la colitis y los calambres intestinales.

Además, con este fármaco es posible controlar la contracción agresiva del músculo digestivo, cuando el paciente ha bebido en exceso alguna bebida alcohólica. El vómito repetitivo que pretende expulsar los residuos alcohólicos puede llegar a propiciar contracciones cada vez más violentas, como defensa del cuerpo ante una cantidad muy grande de líquidos dañinos.

Tratar dolores en las vías biliares

La butilhioscina sirve para tratar ciertos dolores hepáticos, dolencias en la vesícula biliar y en el páncreas. Además, es un apoyo en otras enfermedades, que afecten zonas circundantes del hígado y este otro órgano.

Tratar dolores renales y urinarios

La butilhioscina es uno de los fármacos más recetados y recomendados para aliviar casos de cólicos nefríticos, por litiasis (piedras) o por infecciones y lesiones renales, donde se requiere que las contracciones y espasmos cesen en un breve tiempo.

Sin embargo, no es recomendable ingerirlo si no ha sido puesto en prescripción por un médico, sobre todo porque puede enmascarar problemas más graves, de los que el paciente pudiera enterarse demasiado tarde si no acude a observación médica con frecuencia.

Tratar cólicos menstruales y dolores genitales

La principal causa de los cólicos menstruales son contracciones musculares, que son provocadas por el útero para desprender el endometrio que no fue utilizado durante la ovulación para la fecundación.

Las contracciones menstruales oprimen los vasos sanguíneos de la región uterina, por lo que se reduce el flujo del oxígeno y se produce ácido láctico. Es esta sustancia la que queda almacenada en los músculos cuando hacemos ejercicio, por ejemplo, dejándonos adoloridos.

En algunas mujeres, la dismenorrea (menstruación irregular) es especialmente fuerte y dolorosa, por lo que es necesario detener las agresivas contracciones. El remedio más común para curar el malestar es la butilhioscina.

Contraindicaciones de la butilhioscina

La butilhioscina alivia los cólicos menstruales.

La butilhioscina alivia los cólicos menstruales.

Por sus efectos antiespasmódicos, no es aconsejable ingerir la butilhioscina durante un tiempo prolongado, ni para aliviar cualquier malestar, pues se pueden encubrir síntomas importantes de otras enfermedades, cuya señal principal sea el dolor. Además, es probable afectar a otros órganos y funciones fisiológicas.

Hay que evitar tratar con butilhioscina a pacientes alérgicos o hipersensibles a la escopolamina o la butilhioscina. También hay que llevar una estricta observación de los pacientes que presenten antecedentes de disfunción renal o hepática, pues de los riñones y el hígado depende la filtración y el desecho de los residuos de este medicamento.

Aunque ya ha sido ampliamente estudiado su mecanismo de reacción en el organismo, no se conocen aun sus efectos sobre los embriones, por lo que hay que evitar prescribirlo en mujeres embarazadas, a menos que las ventajas de su aplicación sean evidentes y los riesgos se estimen despreciables.

También es importante la vigilancia de la butilhioscina en niños y en personas de la tercera edad, pues la sensibilidad a este fármaco se encuentra en un punto tope. Generalmente, este medicamento, por su administración tan delicada, requiere receta médica para conseguirlo legalmente.

Efectos secundarios de la butilhioscina

Los efectos secundarios de aplicar la butilhioscina pueden ser:

  • Resequedad en la boca
  • Sudoración escasa
  • Taquicardia (ritmo cardiaco acelerado)
  • Disuria (dificultad para orinar)
  • Disnea (dificultad para respirar)
  • Problemas digestivos
  • Visión borrosa
  • Impotencia
  • Estreñimiento

Este artículo es de carácter informativo, y no sustituye la opinión médica profesional. Consulta a tu médico.

Citado APA: (A. . ¿Para qué sirve la butilhioscina?. Revista Enciclopedia Para Qué Sirven las Cosas. Obtenido 10, 2019, de https://paraquesirven.com/para-que-sirve-la-butilhioscina/ )

Se el primero en dejar un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.