Para qué sirve la azitromicina

La azitromicina es un medicamento antibiótico, perteneciente a la familia de los macrólidos, los cuales son medicamentos antibióticos obtenidos de bacterias Gram positivas, específicamente de Streptomyces erytherus. Por lo cual al no ser derivados de la penicilina, ni estar relacionados con esta, pueden ser administrados a los pacientes alérgicos a la penicilina.

La azitromicina se usa para ciertas infecciones bacterianas, provocadas por bacterias Gram positivas, no tiene mucha penetración en las bacterias Gram negativas, solamente en algunas, y al igual que con otros antibióticos no tiene ningún efecto sobre los virus, como la gripa, la influenza y otras infecciones.

Generalmente se usa la azitromicina para combatir enfermedades e infecciones respiratorias, de la piel y enfermedades en los órganos reproductivos, además de ciertas enfermedades de transmisión sexual. Su mecanismo de acción se basa en inhibir la síntesis de las proteínas de las bacterias, esto al adherirse a la subunidad 50S del ribosoma de las bacterias, lo que detiene o mata los microorganismos.

Por ser un antibiótico de larga vida media, es común que solo se administre una dosis única diaria, con una cantidad máxima de 500 mg. Aunque lo común son las dosis de 500mg también es usual encontrar dosis de 250mg o hasta de 600mg, pero son para casos más específicos.

La azitromicina es usada como auxiliar en los tratamientos del VIH

Por la gran cantidad de bacterias que elimina o controla, especialmente las que provienen de infecciones sexuales, como la clamidia, algunos estreptococos, micobacterium avium complex y hemófilus entre otros, causantes de infecciones en los órganos genitales, la boca e incluso las vías respiratorias. Como ante el virus del sida los niveles de anticuerpos disminuyen, es muy común que infecciones simples u oportunistas que el organismo antes destruía o controlaba solo, ataquen al no haber anticuerpos. Por eso este fármaco es muy usado ante dichas infecciones oportunistas.

Caja y pastillas de azitromicina

¿Para qué el consumo de azitromicina?

La azitromicina sirve para combatir diversas infecciones provocadas por bacterias, principalmente por las Gram positivas, aunque en menor medida también afecta las Gram negativas, todas ellas causantes de enfermedades como son:

La azitromicina combate infecciones del aparato respiratorio, tanto superior como inferior:

  • Neumonía adquirida de la comunidad (no es la nosocomial)
  • Bronquitis aguda
  • Sinusitis bacteriana
  • Faringitis
  • Tos ferina
  • Amigdalitis
  • Otitis media

La azitromicina sirve contra infecciones en  la piel y tejidos blandos:

  • Foliculitis
  • Infecciones
  • Granuloma
  • Celulitis
  • Fascitis necrotizante
  • Erisipela
  • Acné por Propionibacterium acnés
  • Tiña

La azitromicina se usa para tratar infecciones y enfermedades de transmisión sexual u oportunistas:

  • Gonorrea
  • Clamidia
  • Chancros
  • Sífilis
  • Toxoplasmosis
  • Criptosporidiosis
  • Enfermedad inflamatoria pélvica
  • Uretritis
  • Enfermedad ulcerativa genital
  • Cervicitis
  • Tricomoniasis
  • Micobacterium avium complex
  • Ureaplasma
  • Tifus
  • Enfermedad de lyme

¿Puedo tomar la azitromicina sin receta médica?

No, como con todos los antibióticos, la azitromicina no se debe de consumir si no es bajo la estricta vigilancia médica, pues solo funciona con ciertas bacterias, y si no se sigue el tratamiento con las dosis o los días indicados las bacterias pueden crear resistencias al mismo y será mucho más difícil erradicarlas.

Es importante aclarar que ningún antibiótico sirve para matar los virus de la influenza, la gripa ni otros virus. Por eso es erróneo y hasta peligroso el automedicarse antibióticos para combatir enfermedades virales.

Efectos secundarios de la azitromicina

Este fármaco puede desencadenar una serie de síntomas en personas alérgicas a los antibióticos cetólidos  o a los macrólidos, como son la eritromicina, la claritromicina, roxitromicina o los preparados de azitromicina.

Son raros los efectos segundarios de este fármaco, son generalmente casos aislados. Aun así estos son algunos de los efectos secundarios de la azitromicina:

  • Diarrea
  • Dolor abdominal
  • Mareos
  • Nauseas
  • Sensibilidad a la luz
  • Flatulencia
  • Dolor de cabeza
  • Somnolencia
  • Candidiasis
  • Salpullido
  • Comezón
  • Inflamación

Existen estudios universitarios acerca de un posible aumento del índice de infartos de miocardio, en pacientes que tomaron este fármaco. Especialmente en pacientes ancianos o con antecedentes de enfermedades cardiacas y deficiencias de minerales como magnesio y potasio. Aunque esta relación ha sido desestimada por algunos otros organismos, aun así es importante notificar al médico si se padece algún trastorno de este tipo.

No es recomendado amamantar mientras se está tomando este medicamento, pues no hay estudios suficientes sobre los efectos en los infantes. Por eso mismo no es usada la azitromicina en menores de 6 años, ni en embarazadas, a menos que el riesgo lo amerite.

Este artículo es de carácter informativo, de ninguna manera suple la opinión médica, ni sirve de guía de uso. Consulta a tu médico.

Citar en formato APA: ( A. 2016, 03. Para qué sirve la azitromicina. Para qué sirven las cosas. Obtenido , de https://paraquesirven.com/para-que-sirve-la-azitromicina/.)

Escribe un comentario en Para qué sirve la azitromicina