¿Para qué sirve la azitromicina?

La azitromicina es un medicamento antibiótico que pertenece a la familia de los macrólidos, los cuales son fármacos obtenidos de las bacterias Gram positivas Streptomyces erytherus. Estos productos no provienen de la penicilina ni están químicamente relacionados con ella, por lo que  tienen la ventaja de poder ser administrados a los pacientes alérgicos a la penicilina.

La azitromicina se usa para combatir infecciones en las vías respiratorias, en la piel y en los aparatos reproductores, además de una variedad de enfermedades de transmisión sexual. Su mecanismo de reacción se basa en inhibir la síntesis de las proteínas de las bacterias, al adherirse a la subunidad 50S de su ribosoma, lo que detiene la reproducción de estos microorganismos.

Por ser un antibiótico de larga vida media, es común que sólo se administre una única dosis diaria, con una cantidad máxima de 500mg. Aunque las dosis más frecuentes de azitromicina son de 500mg, también es usual encontrar presentaciones con dosis de 250mg o hasta de 600mg, pero su aplicación depende del criterio del médico que trate el caso.

¿Para qué sirve la azitromicina?

La azitromicina es útil para el tratamiento de infecciones, provocadas por bacterias Gram positivas. En cuanto a las Gram negativas, este fármaco sólo actúa en algunas. Al igual que otros antibióticos, no tiene efecto sobre las enfermedades virales, como la gripa y la influenza.

La azitromicina sirve para:

  • Combatir infecciones del aparato respiratorio
  • Combatir infecciones en la piel y tejidos blandos
  • Tratar infecciones de transmisión sexual (ITS)
  • Auxiliar el tratamiento del VIH

Combatir infecciones del aparato respiratorio

La azitromicina se encarga de mitigar infecciones del aparato respiratorio, tanto superior como inferior. Entre las enfermedades que estas bacterias provocan se encuentran:

  • Neumonía adquirida de la comunidad (no se trata de la nosocomial)
  • Bronquitis aguda
  • Sinusitis bacteriana
  • Faringitis
  • Tos ferina
  • Amigdalitis
  • Otitis media

Combatir infecciones en la piel y tejidos blandos

La azitromicina protege a la piel y los tejidos blandos contra infecciones, que se pueden manifestar como erupciones, manchas y enrojecimiento, por ejemplo. Entre ellas se encuentran:

  • Foliculitis
  • Granuloma
  • Celulitis
  • Fascitis necrotizante
  • Erisipela
  • Acné por propionibacterium acnés
  • Tiña

Tratar infecciones de transmisión sexual (ITS)

Caja y pastillas de azitromicina

La azitromicina sirve como un potente antibiótico

La azitromicina participa eliminando y controlando bacterias que provocan infecciones de transmisión sexual, como la Chlamydia trachomatis, algunos Streptococcus, Mycobacterium avium complex y haemophilus influenzae.

Entre las enfermedades de transmisión sexual tratadas por la azitromicina se encuentran:

  • Gonorrea
  • Clamidia
  • Chancros
  • Sífilis
  • Toxoplasmosis
  • Criptosporidiosis
  • Enfermedad inflamatoria pélvica
  • Uretritis
  • Enfermedad ulcerativa genital
  • Cervicitis
  • Tricomoniasis
  • Infección por Mycobacterium avium complex
  • Ureaplasma
  • Tifus
  • Enfermedad de Lyme

Auxiliar el tratamiento del VIH

Ante el virus del SIDA (Síndrome de inmunodeficiencia adquirida), los niveles de anticuerpos disminuyen. Por tanto, es muy común que infecciones simples y oportunistas aprovechen el momento para atacar el organismo, dado que no hay anticuerpos suficientes para que este se defienda.

Contraindicaciones de la azitromicina

La azitromicina no puede tomarse sin receta médica. Como todos los antibióticos, la azitromicina no debe de consumirse si no es bajo estricta vigilancia médica, pues sólo actúa sobre determinadas bacterias. Se requiere, para empezar, que el personal médico reconozca en consulta la bacteria causante de la infección que se padece, después de los estudios reglamentarios.

Si no se sigue el tratamiento tal cual, de acuerdo con las dosis y los días indicados, las bacterias pueden sobrevivir a la acción química desordenada, generando resistencia al fármaco. Por tanto, sería más difícil erradicarlas.

Cabe destacar que ningún antibiótico sirve para destruir los virus de la influenza, gripe y otros. Por ello es erróneo, e incluso peligroso, el automedicarse con antibióticos para combatirlos.

No es recomendable que una mujer se ponga a amamantar mientras está consumiendo el medicamento, dado que no se tiene suficiente información acerca de sus efectos en los infantes.

La azitromicina no se aplica en menores de 6 años, ni en mujeres embarazadas, a menos que la ocasión lo amerite.

Efectos secundarios de la azitromicina

La azitromicina ayuda a proteger contra infecciones a pacientes con VIH.

La azitromicina ayuda a proteger contra infecciones a pacientes con VIH.

La azitromicina puede desencadenar una serie de síntomas en personas alérgicas a los antibióticos cetólidos o a los macrólidos, como la eritromicina, la claritromicina, la roxitromicina o los preparados de la azitromicina.

Son raros los casos de efectos secundarios de este fármaco. Cuando se presentan, pueden ser:

  • Diarrea
  • Dolor abdominal
  • Mareos
  • Náuseas
  • Sensibilidad a la luz
  • Flatulencia
  • Dolor de cabeza
  • Somnolencia
  • Candidiasis
  • Sarpullido
  • Comezón
  • Inflamación

Estudios universitarios señalan que ha habido un posible incremento del índice de infartos de miocardio en pacientes que tomaron este fármaco. Especialmente en pacientes ancianos o con antecedentes de enfermedades cardiacas y deficiencias de minerales como magnesio y potasio.

Aunque aquella relación ha sido desestimada por otros organismos, sigue siendo indispensable notificar al médico si se padece algún trastorno de este tipo.

Este artículo es de carácter informativo y no sustituye la opinión médica. Consulta a tu médico.

Citado APA: (A. . ¿Para qué sirve la azitromicina?. Revista Enciclopedia Para Qué Sirven las Cosas. Obtenido 08, 2019, de https://paraquesirven.com/para-que-sirve-la-azitromicina/ )

Se el primero en dejar un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.