¿Para qué nos sirven los minerales?

Los minerales son sustancias químicas inorgánicas presentes en la naturaleza. Puede tratarse de elementos metálicos, no metálicos y combinaciones de ellos, y tienen una estructura interna ordenada, llamada también “cristalina”.

Entre los minerales existentes, algunos se encuentran integrados en el organismo vivo, y otro grupo de ellos son indispensables para la vida pero no se producen naturalmente. Nuestro cuerpo funciona correctamente gracias a la participación de las especies químicas en los procesos biológicos.

El cuerpo humano requiere nutrientes clasificados en dos grandes grupos:

  • Macronutrientes: proteínas, grasas, carbohidratos. Se les llama así porque se requieren en cantidades considerables.
  • Micronutrientes: vitaminas y minerales. Reciben este nombre porque con un consumo pequeño se cubren las necesidades nutrimentales.

¿Para qué sirven los minerales?

Los minerales son micronutrientes que forman parte de los tejidos, y sirven para regular funciones como:

  • Impulsos nerviosos
  • Contracciones musculares
  • Intercambio de iones en las membranas celulares
  • La homeostasis (equilibrio del medio interno de las células y del organismo)
  • Su intervención como factores de las enzimas que regulan el metabolismo

Para entender mejor cómo se involucran en el cuerpo humano, se hablará de los minerales en su naturaleza de elementos químicos. Así se comprenderá la función específica de cada uno.

Macroelementos

Los minerales que forman parte del cuerpo y que se requieren en grandes cantidades son llamados macroelementos. Entre ellos se encuentran:

  • Sodio
  • Potasio
  • Magnesio
  • Calcio
  • Fósforo
  • Cloro

Sodio

El sodio, elemento alcalino ubicado en el grupo IA de la tabla periódica de los elementos químicos, participa en el mantenimiento de la presión osmótica en la membrana de las células, resultando en un intercambio de líquidos óptimo.

Interviene también, como ión positivo, en la transmisión y conducción de los impulsos nerviosos, y en el mantenimiento del equilibrio ácido-base en el organismo.

Se involucra en la formación de la saliva, va mezclado con agua en el sudor para el enfriamiento del cuerpo, se encuentra en la formación de los jugos digestivos e interviene en el control del diámetro de los vasos sanguíneos.

Potasio

El potasio es un elemento alcalino ubicado en el grupo IA de la tabla periódica de los elementos químicos. Se encarga de establecer el equilibrio entre las sales y los líquidos, en conjunto con otros elementos como el sodio, el cloro, el fósforo y el calcio, que también forman parte del organismo.

Así como el sodio, regula la presión osmótica en las células y contribuye a la transmisión de los impulsos nerviosos. Regula el ritmo cardiaco e interviene en la formación de las proteínas, a partir de los aminoácidos.

El potasio sirve, además, para:

  • Controlar la hipertensión
  • Tratar la bulimia nerviosa
  • Auxiliar la diabetes
  • Intervenir en la producción de glucógeno, que actúa en los procesos digestivos y la absorción de nutrientes

El potasio se encuentra en alimentos como: la papa, el jitomate, los albaricoques, el plátano, la grosella, los cítricos, las algas marinas y la levadura de cerveza.

Magnesio

El chocolate y las almendras son buena fuente del mineral magnesio.

El chocolate y las almendras son buena fuente del mineral magnesio.

El magnesio es un elemento alcalinotérreo ubicado en el grupo IIA de la tabla periódica de los elementos químicos. Colabora en la formación de los huesos, en conjunto con el calcio y el fósforo. Interviene en el funcionamiento y la interacción de los músculos, nervios y huesos. Es necesario para la actividad de muchas enzimas, como la enzima superóxido-dismutasa mitocondrial.

El magnesio se utiliza con el fin de atender y prevenir padecimientos, como cardiopatías, osteoporosis, piedras en los riñones, el alivio del cansancio, la fatiga crónica y la pérdida de apetito, entre otros.

Se le encuentra en alimentos como el chocolate, las almendras, los guisantes y las espinacas.

Calcio

El calcio es un elemento alcalinotérreo ubicado en el grupo IIA de la tabla periódica de los elementos químicos. Es imprescindible para la formación y el desarrollo de los huesos, y además es el mineral más abundante en el organismo. Constituye la mayor parte del material que compone el sistema óseo, y además participa como herramienta de los trombocitos o plaquetas para la coagulación de la sangre.

En su forma de ion positivo (Ca+2), interviene en la transmisión de los impulsos nerviosos y es parte estructural de varias enzimas.

Para que el calcio sea bien absorbido en el organismo, es indispensable la presencia de la vitamina D (también llamada calciferol), y una concentración de otro mineral, el fósforo.

El calcio más accesible para el organismo humano se encuentra en los lácteos; sin embargo, en los procesos industriales a los que estos se someten, se retiran de la leche especies químicas clave, necesarias para su asimilación, como la vitamina D. Esto ocurre al quitar la nata y demás grasas, donde se concentran además cantidades de fósforo que pudieran colaborar.

Fósforo

El fósforo es un elemento químico ubicado en la familia del Nitrógeno, grupo VA, en la tabla periódica de los elementos químicos. Compone los huesos y los dientes, junto con el calcio. Forma parte de muchas sustancias orgánicas implicadas en la obtención y transmisión de energía y material genético.

Es el segundo mineral con más presencia en el cuerpo humano, formando incluso la materia cerebral.

Compone los fosfolípidos al añadirse como radical fosfato (PO4-3) a las cadenas de triglicéridos. De estas grasas están hechas las membranas de las células, especialmente en los tejidos nerviosos, como la médula espinal, los nervios y el cerebro.

Cloro

El cloro es un elemento químico ubicado en la familia de los halógenos, grupo VIIA, de la tabla periódica de los elementos químicos. Forma parte del jugo gástrico junto con las enzimas, en la forma de un compuesto llamado Ácido Clorhídrico (HCl).

Se encarga, de ese modo, de la degradación de los alimentos para que puedan ser absorbidos y asimilados más fácilmente por el organismo.

El cloro interviene en el equilibrio homeostático de las células y en la ionización de compuestos minerales que llegan a las membranas de estas. Es así indispensable para mantener el equilibrio de potasio y sodio en el citoplasma y los organelos.

El cloro se encuentra formando la sal binaria cloruro de sodio (NaCl), en combinación con el sodio. En esta forma se le llama “sal de mesa”. Se encuentra en alimentos como la leche, el queso y los pescados.

Oligoelementos

Los oligoelementos como el zinc, el hierro, el cobre, se encuentran en las verduras

Los oligoelementos como el zinc, el hierro, el cobre, se encuentran en las verduras

Los minerales que son necesarios en cantidades más pequeñas reciben el nombre de oligoelementos, y entre ellos se encuentran:

  • Hierro
  • Cobre
  • Flúor
  • Cobalto
  • Zinc
  • Cromo
  • Yodo

Entre otros que requieren un consumo cada vez menor, como el Manganeso, el Molibdeno y el Selenio.

Hierro

El hierro es un elemento localizado entre los grupos B, los metales de transición, en la tabla periódica. Forma parte de la hemoglobina y la mioglobina, sustancias que transportan el oxígeno a través de la sangre hacia todos los órganos del cuerpo.

Este mineral puede almacenarse en el cuerpo, asociado a una proteína llamada ferritina. Su déficit es la enfermedad carencial más común en el mundo. Se manifiesta con el nombre de anemia, y se corrige con dietas de alto contenido en hierro, comúnmente añadiendo vegetales verdes. Para asegurar el abasto constante, se agregan suplementos alimenticios ricos en este mineral.

Cobre

El cobre es un elemento localizado entre los grupos B, metales de transición, de la tabla periódica de los elementos. Compone numerosas enzimas, como la tirosinasa, e interviene en la síntesis de la hemoglobina y la formación de tejidos.

La carencia de cobre produce una disminución en la formación de glóbulos blancos, desmineralización ósea, despigmentación del cabello y de la piel, disminución del tono muscular, hipotermia, dilataciones arteriales y degeneración cerebral.

Flúor

El Flúor es un elemento ubicado en la familia de los halógenos, grupo VIIA, en la tabla periódica. Forma parte estructural de los dientes y los huesos, aunque no es un componente esencial. Colabora en la estabilidad del esmalte, como ingrediente de las pastas dentales, en forma de fluoruro de sodio (NaF).

Cobalto

El cobalto es uno de los elementos que conforman la vitamina B12, también llamada cianocobalamina. Se encuentra en las carnes y productos de origen animal, como la leche y sus derivados, el hígado y demás vísceras. Su déficit provoca la denominada anemia macro-citica.

Zinc

El zinc es un integrante de varias enzimas, como la carbónico-anhidrasa y la fosfatasa-alcalina. El déficit de zinc puede ocasionar retraso en el crecimiento, alteraciones en la función sexual, lesiones en la piel, mala cicatrización de las heridas, ceguera nocturna, alteración en el sentido del gusto y caída del cabello.

Cromo

El cromo es un elemento localizado entre los grupos B, los metales de transición, en la tabla periódica. Su principal función en el cuerpo humano es colaborar en el metabolismo de las grasas. Se incluye como ingrediente de los suplementos para bajar de peso, por su particular papel.

Yodo

La sal de mesa, cloruro de sodio, lleva añadido yodo en forma de yodatos.

La sal de mesa, cloruro de sodio, lleva añadido yodo en forma de yodatos.

El yodo es un elemento ubicado casi al final de la familia de los halógenos, grupo VIIA de la tabla periódica. Se aloja en la glándula tiroides, y su función es influir en la segregación de las hormonas tiroideas.

La deficiencia de yodo se asocia con la aparición de bocio, que es la hipertrofia o aumento del tamaño de la glándula tiroides. Si este déficit se da durante la gestación, es causa de hipotiroidismo con retraso mental, y falla en el crecimiento normal.

Efectos de su consumo en exceso

Cuando ciertos elementos químicos se consumen en exceso, se desarrollan complicaciones dentro del organismo. Destacan, por la gravedad de sus consecuencias, tres elementos:

  • Fósforo
  • Cloro
  • Sodio

Fósforo

Al superar la cantidad de fósforo que el cuerpo necesita, se llega a un estado de hiperfosfatemia, en el que se impulsan afecciones como la insuficiencia renal, el hipoparatiroidismo, tumores, etc.

Cloro

Al rebasar el contenido de cloro en el cuerpo, se alcanza una hipercloremia. Un caso de este estado ocurre cuando el cuerpo se deshidrata, como resultado de la pérdida de agua. También se asocia el exceso de cloro con enfermedades renales por exceso de sal.

Sodio

Es demasiado fácil llegar a niveles inaceptables de sodio, dado que se encuentra en la alimentación. Las consecuencias de este exceso pueden ser la hipertensión arterial, la retención de líquidos, la tensión premenstrual y diarreas.

Es un medio de adquirir los minerales necesarios para el cuerpo.

La carne contiene minerales

Citado APA: (A. . ¿Para qué nos sirven los minerales?. Revista Enciclopedia Para Qué Sirven las Cosas. Obtenido 10, 2019, de https://paraquesirven.com/para-que-nos-sirven-los-minerales/ )

Comentarios

  1. nos sirve para el calcio, magnesio, sodio, potasio, hierro y zinc.
    espero haberte ayudado.

  2. Excelente información!

  3. Hola que tal, buenisima info. Muchas gracias por darte el tiempo de escribir. Acabo de adquirir un multivitaminico, se llama Double X de Nutrilite. La verdad que me he sentido de maravilla.

  4. excelente información lo básico y necesario para nuestra salud y mas que perfecto para mi ya que me encanta comer balanceado ….:3

  5. Información interesante y necesaria, muy bueno.

  6. Muy bueno, bastante completo, gracias

  7. Hola cómo están, aliméntense sanamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.