Para qué sirve la eritromicina

La eritromicina, conocido como el primer macrólido, fue descubierto en 1952 por J. M. McGuire y sus colaboradores. Fue obtenida mediante una muestra de tierra recolectada en los archipiélagos de las Filipinas. Vio la luz en 1952 donde fue comercializada por el patrocinador de sus descubridores. También es conocida como Ilotycin, pero eritromicina es su nombre actual y más conocido.

Gracias a ser un fuerte componente activo inhibe una multiplicación de las bacterias en el organismo al mismo tiempo que lucha por exterminarlas totalmente, dependiendo de la dosis o la forma en que se haya indicado puede exterminar de forma rápida una infección bacteriana.

Su uso está restringido al público general y sólo se puede conseguir por medio de receta médica. Dependiendo de su uso la eritromicina puede encontrarse en diferentes formas: tópicas (gel), comprimidos, capsulas y ampolletas. Su uso viene acompañado de algún medicamento que proteja el tracto digestivo.

No sirve para lidiar resfriados comunes o virus estacionarios a pesar de que combate problemas que tienen que ver infecciones, sería un error tratar de lidiar con estos padecimientos utilizando este medicamento.

No obstante el abuso de este medicamento conlleva un alto riesgo de generar una resistencia antibiótica y la apertura a nuevas bacterias, por lo cual es primordial tomarla bajo la supervisión de un médico, pues este, además de recetar eritromicina la combinara con otros medicamentos que apoyaran a la extinción de las bacterias. Por otro lado, otro de los problemas ligados al uso excesivo de eritromicina, y más comunes a su consumo son: Malestar estomacal, diarrea, vómitos, retorcijones y sarpullido leve, es importante avisar al médico ante cualquier cambio en el cuerpo o reacción.

eritromicina

Entonces… ¿para qué sirve la eritromicina?

Desde su aparición la eritromicina ha sido la mejor opción para el tratamiento de infecciones del tracto respirarotio, piel y tejidos blandos provocados principalmente por cocos Gram positivos, no obstante ayuda en muchas otras cosas.

La eritromicina sirve contra infecciones causadas por bacterias: tales como la bronquitis, difteria, enfermedades de los legionarios, tos ferina, neumonía, fiebre reumática y enfermedades venéreas, casi cualquier infección que este asosiada con en las vías respiratorias y los pulmones.

La eritromicina es usada como tratamiento para infecciones en las vías urinarias: Además también asiste en las vías urinarias y la piel, pero su modo de aplicación, para ambos casos no serían comprimidos sino inyecciones y gel, según corresponde. También sirve para infecciones del oído y la garganta pero mediante casos especiales, el doctor decidirá que tratamiento sirve mejor para caso.

Es utilizado como medicamento alternativo en pacientes alérgicos: La eritromicina le sirve a pacientes que son alérgicos a las penicilinas y no pueden tomar algún otro antibiótico, pues la eritromicina en combinación con otros fármacos puede tener los mismos resultados que la poderosa penicilina.

La eritromicina sirve como vaciante gástrico: ante una hemorragia digestiva la eritromicina sirve para limpiar el interior del aparato gástrico y de esta manera facilitar la visión de la endoscopia de la lesión en el interior. Este uso sólo está permitido dentro de la sala de urgencias cuando se debe hacer inmediato dicho procedimiento, sin embargo, en una consulta normal no está permitido que se le dé tal uso a este medicamento.

Esta información es de carácter informativo. Consulta a tu médico.

Citar en formato APA: ( A. 2015, 11. Para qué sirve la eritromicina. Para qué sirven las cosas. Obtenido , de https://paraquesirven.com/para-que-sirve-la-eritromicina/.)

Escribe un comentario en Para qué sirve la eritromicina