¿Para qué sirve la dicloxacilina?

La dicloxacilina es un fármaco antibiótico de uso restringido. Se trata de un medicamento que pertenece al grupo de las penicilinas. Se utiliza para tratar infecciones producidas por bacterias, y actúa como un inhibidor del desarrollo de la pared celular bacteriana, destruyéndola. Al frenar este proceso biológico, los microorganismos mueren y es imposible que se reproduzcan.

La dicloxacilina suele administrarse contra bacterias resistentes a otras penicilinas, y sus dosis se pueden aplicar por vía oral en pastillas, tabletas o cápsulas; o por vía intravenosa, en solución. La manera más común es en cápsulas.

Sus presentaciones comerciales contienen entre 12 y 20 cápsulas con polvo. Estas vienen con cargas de 250mg y de 500mg de dicloxacilina sódica. La solución inyectable se distribuye en ámpulas con 250mg o 500mg de dicloxacilina sódica.

¿Para qué sirve la dicloxacilina?

La dicloxacilina, como fármaco antibiótico, sirve para:

  • Destruir bacterias patógenas
  • Tratar enfermedades infecciosas diversas
  • Combatir la bronquitis
  • Tratar la amigdalitis bacteriana
  • Curar neumonías
  • Tratar la artritis séptica
  • Combatir la celulitis bacteriana
  • Tratar la osteomielitis

Destruir bacterias patógenas

La dicloxacilina está indicada en el tratamiento infestaciones de bacterias como:

  • Bordetella pertussis
  • Chlamydophila pneumoniae
  • Staphylococcus aureus
  • Estreptococo hemolítico
  • Mycoplasma pneumoniae
  • Otros neumococos

Su función es específica para determinadas infecciones, siendo inútil o muy poco útil en algunas otras infecciones bacterianas.

Tratar enfermedades infecciosas diversas

Caja de dicloxacilina

La dicloxacilina, como antibiótico, ataca las infecciones que producen enfermedades.

La dicloxicilina está indicada para el tratamiento y alivio de enfermedades causadas por bacterias, las cuales son resistentes a otras penicilinas.

Entre estas enfermedades, se encuentran:

  • Abscesos pulmonares
  • Afecciones cutáneas
  • Amigdalitis
  • Artritis séptica
  • Bronconeumonía
  • Bronquitis
  • Celulitis bacteriana
  • Empiemas pulmonares
  • Infecciones en heridas
  • Faringitis
  • Hidrosadenitis
  • Impétigo (ampollosoforunculosis)
  • Neumonias
  • Osteomielitis
  • Piodermitis
  • Piomiositis
  • Síndrome de piel escalada

Combatir la bronquitis

La dicloxacilina sirve para combatir la inflamación infecciosa de los bronquios, llamada bronquitis. Esta es causada por patógenos variados como los Streptococcus, la Bordetella pertussis, la Mycoplasma pneumoniae y la Chlamydophila pneumoniae.

Tratar la amigdalitis bacteriana

La dicloxacilina combate al Streptococcus pyogenes, que es una bacteria que suele habitar las vías respiratorias sin ser perjudicial durante un tiempo, hasta que produce la infección cuando las defensas del paciente se encuentran vulnerables.

El fármaco elimina al Streptococcus pyogenes, por lo que es ideal cuando esta bacteria ha comenzado a desarrollar una resistencia ante los medicamentos antibióticos comunes.

Curar neumonías

La dicloxacilina se utiliza en casos de neumonías persistentes y crónicas, ya que este medicamento elimina a los neumococos que infectan el aparato respiratorio, produciendo dicho cuadro.

Tratar la artritis séptica

Este antibiótico sirve para combatir la artritis séptica, que es una afección provocada por alguna herida infectada cercana a articulaciones. También es producida por microorganismos patógenos que se propagan vía sanguínea, afectando las articulaciones.

La dicloxacilina también es usada para el tratamiento de la artritis séptica crónica, que es producida por patógenos como la Candida albicans y el Mycobacterium tuberculosis.

Combatir la celulitis bacteriana

Se administra este medicamento para combatir las bacterias Staphylococcus aureus y Estreptococos, que provocan celulitis infecciosa en zonas cutáneas en donde hay raspaduras o cortes, y en donde estos patógenos entran en la piel, infectándola y desencadenando el cuadro de celulitis bacteriana.

Esta infección genera una apariencia de estiramiento en la epidermis, quedando en ella pliegues y diminutas grietas de color más claro.

Tratar la osteomielitis

La osteomielitis es una infección ósea provocada por patógenos como la bacteria Staphylococcus aureus. La dicloxacilina es recetada para tratar este tipo de infecciones internas en los huesos, dado que estos patógenos suelen presentar resistencia a otros antibióticos.

Contraindicaciones de la dicloxacilina

La dicloxacilina ataca microorganismos como la bacteria Bordetella pertussis.

La dicloxacilina ataca microorganismos como la bacteria Bordetella pertussis.

Nunca es aconsejable el consumo de algún antibiótico, sin un diagnóstico médico y una prescripción. Todos los antibióticos, aún los químicos, pueden desencadenar reacciones adversas como alergias o shock anafiláctico.

Se indica prevenir la administración de la dicloxacilina en personas como:

  • Mujeres embarazadas
  • Niños pequeños
  • Pacientes con enfermedades crónicas
  • Pacientes que hayan consumido bebidas alcohólicas
  • Pacientes que estén consumiendo tetraciclinas
  • Pacientes sensibles a la dicloxacilina
  • Pacientes con nefritis intersticial
  • Pacientes con edema angioneurótico
  • Pacientes con choque anafiláctico

No debe aplicarse contra virus y enfermedades virales como gripes, influenza y otras, porque sólo actúa contra bacterias.

Un riesgo que existe con este antibiótico es que elimina o altera la microbiota normal, que son los microorganismos benéficos que trabajan en el cuerpo para realizar las funciones biológicas. Por tanto, puede haber bacterias nocivas y oportunistas que aprovechen para invadir los órganos.

Al ser un medicamento antibiótico fuerte y que presenta estos riesgos, la dicloxacilina debe ser recetada por personal médico calificado y no debe ser autoadministrado.

Efectos secundarios de la dicloxacilina

El efecto principal del uso indiscriminado de los antibióticos es la generación de resistencia de los patógenos a los fármacos, lo cual resulta en bacterias más resistentes a los antibióticos.

En pacientes alérgicos a la dicloxacilina, los efectos secundarios son:

  • Náuseas
  • Vómito
  • Flatulencias (gases)
  • Mal aliento
  • Trastornos gastrointestinales
  • Dolor epigástrico
  • Reacción anafiláctica
  • Urticaria
  • Prurito
  • Comezón
  • Ictericia
  • Elevación de las transaminasas tipo TGO

Al ser un medicamento que se suele utilizar para tratar infecciones bacterianas resistentes, suele aplicarse sólo después de haber probado otros antibióticos de menor fuerza. Su consumo no debe ser por tanto tiempo, puesto que en casos de tratamiento prolongado pueden presentarse algunas complicaciones como infestaciones fúngicas (de hongos) o en su caso de bacterias oportunistas.

Este artículo es de carácter informativo y no pretende sustituir la opinión médica. Para mayor información, consulta a tu médico.

Citado APA: (A. . ¿Para qué sirve la dicloxacilina?. Revista Enciclopedia Para Qué Sirven las Cosas. Obtenido 02, 2019, de https://paraquesirven.com/para-que-sirve-la-dicloxacilina/ )

Comentarios

  1. ¿Puede tomarlo una persona diabética?

    • La prescripción la debe realizar un médico quien valorará al enfermo, sí se ha aplicado a enfermos con diabetes previa nivelación de la glucosa.

  2. ¿Una persona que tiene diabetes puede tomar estos medicamentos’Una persona que tiene la diabetes puede tomar estos medicamentos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.