¿Para qué sirve la aspirina?

Aspirina es el nombre comercial del medicamento que contiene ácido acetilsalicílico como componente activo. Es de los fármacos no esteroideos más recurridos, como analgésico y antiinflamatorio, y se usa para tratar la mayoría de las dolencias de leves a medias, como los dolores de cabeza, dolores musculares y el llamado “cuerpo cortado” durante la gripe.

El ácido acetilsalicílico es obtenido del sauce blanco, primero en forma de su materia prima, el salicilaldehído; este será sometido a un proceso de oxidación e hidrólisis, en el cual va a convertirse en ácido salicílico, que surge como cristales. En laboratorio, al ácido salicílico se le añade anhídrido acético, que va a agregar el grupo acetilo en el mecanismo de síntesis.

La aspirina o ácido acetilsalicílico actúa inhibiendo las prostaglandinas, que son sustancias que intervienen en la regulación de distintas funciones del organismo, como la presión arterial, la inflamación, la coagulación sanguínea y la respuesta del cuerpo como dolor. Además, actúa como antipirético, reduciendo la fiebre en dosis bajas o terapéuticas.

¿Para qué sirve la aspirina?

La aspirina, que se comercializa generalmente como tabletas, sirve para:

  • Calmar dolores de leves a moderados
  • Disminuir la fiebre
  • Prevenir condiciones internas en el organismo
  • Tratar afecciones de la piel

Calmar dolores de leves a moderados

El uso más difundido de la aspirina es para calmar las molestias musculares y de las articulaciones, dado que al inhibir la acción de las prostaglandinas y los tromboxanos, desinflama y ayuda a evitar la coagulación de la sangre, evitando trombos y coágulos.

Este fármaco desinflama los tejidos hinchados por golpes leves, contusiones, enfermedades y torceduras accidentales.

La aspirina es recurrida para calmar dolores como:

  • Dolor articular leve
  • Dolor de muelas
  • Dolor por torcedura de ligamentos
  • Dolor por torticolis
  • Dolor de cabeza o cefalea
  • Dolor leve por artritis reumatoide
  • Dolor leve por osteoartritis
  • Angina de pecho
  • Dolor en moretones
  • Cólicos menstruales leves

Disminuir la fiebre

Caja y pastillas de aspirinas

La aspirina sirve para reducir la fiebre y calmar dolores.

Otra función de la aspirina es como antipirético o reductor de la fiebre, gracias a que también inhibe la ciclooxigenasa (COX) y la interleucina-1, que son sustancias químicas que se generan en casos de estrés, heridas y enfermedades, y afectan al sistema nervioso.

Además, provocan un aumento de la temperatura corporal para contrarrestar la presencia de microorganismos infecciosos. Gracias a la aspirina, es posible mantener la temperatura a un nivel aceptable, sin llegar a una peligrosa condición de sobrecalentamiento en el cuerpo.

Prevenir condiciones internas en el organismo

El ácido acetilsalicílico ayuda a reducir los niveles de urea en los riñones y a desecharla por la orina. Por ello, este fármaco se usa en casos en que la urea es alta.

Además, se recurre a la aspirina periódicamente para prevenir casos de preinfartos e infartos en el miocardio, evitando que en el futuro se produzcan coágulos que obstruyan la circulación sanguínea.

La aspirina, además de frenar la producción de las prostaglandinas, inhibe sustancias como los tromboxanos, que ayudan al organismo en la formación de los coágulos y en el cierre de arterias rotas. Este fármaco tiene como función principal la de vasoconstrictor, permitiendo la desinflamación y también el flujo libre de la sangre.

En general, a nivel interno del organismo, la aspirina sirve para prevenir:

  • Infarto agudo de miocardio
  • Preinfartos cardiacos
  • Angina de pecho
  • Tromboembolias
  • Enfermedades cerebrovasculares
  • Ataques isquémicos transitorios
  • Trombosis venosa
  • Embolia pulmonar
  • Ataques de gota
  • Coagulación sanguínea riesgosa
  • Acumulación del ácido úrico
  • Afecciones neurológicas

Tratar afecciones de la piel

El ácido acetilsalicílico, ingrediente activo de la aspirina, al activarse químicamente en el cuerpo, produce ácido acético, que tiene múltiples usos en medicina, particularmente en cosmética y en dermatología.

Además, el sauce blanco, materia prima para extraer el salicilaldehído (reactivo principal para crear aspirina) tiene por sí mismo propiedades benéficas para la piel, especialmente en problemas como el acné, las cicatrices y las manchas.

Por ello, múltiples cremas y tratamientos contienen ácido acetilsalicílico y ácido salicílico. A nivel casero, muchas personas usan mascarillas y emplastos hechos con las pastillas de aspirina machacadas y mezcladas con diluyentes.

Las afecciones de la piel en las que la aspirina es útil son:

  • Acné
  • Enrojecimiento
  • Manchas leves
  • Arrugas
  • Inflamación
  • Cicatrices
  • Irritación
  • Psoriasis
  • Callos
  • Verrugas

Contraindicaciones de la aspirina

Las aspirinas más populares son producidas por los laboratorios Bayer.

Las aspirinas más populares son producidas por los laboratorios Bayer.

La aspirina no requiere de receta médica para su venta en forma de tabletas; sin embargo, para presentaciones como los supositorios, las inyecciones intravenosas y las inyecciones intramusculares, es más probable que se requiera prescripción, dado que en estas formas el ácido acetilsalicílico se activa con mayor rapidez.

La aspirina es un medicamento seguro, siempre y cuando se respeten las dosis y no haya excesos en su consumo. Hay que evitar administrarla en personas como:

  • Pacientes con problemas hepáticos, ya que si el hígado no desecha bien los residuos del medicamento, es probable una intoxicación.
  • Pacientes con problemas renales, debido a que si los riñones no filtran adecuadamente los productos del fármaco, también es probable una intoxicación.
  • Mujeres embarazadas y en etapa de lactancia. El uso de la aspirina se reduce o evita en los días previos al parto, por las hemorragias que pudieran afectar tanto al bebé como a la madre.
  • Infantes con gripa o enfermedades virales, pues puede provocar síndrome de Reye, que tiene como consecuencia la encefalopatía, grave enfermedad.
  • Pacientes con hemofilia, que es la incapacidad del cuerpo de coagular la sangre, provocando hemorragias incontrolables. Tampoco es recomendable la aspirina cuando se están ingiriendo anticoagulantes, a menos que lo indique el médico.

Efectos secundarios de la aspirina

Los efectos secundarios de la aspirina pueden presentarse en dos circunstancias principales:

  • Cuando el paciente tiene un padecimiento y no atiende las contraindicaciones
  • Cuando la aspirina se consume en exceso

Los efectos negativos que se presentan son:

  • Un fuerte aumento de temperatura corporal
  • Hemorragias internas
  • Alergias
  • Úlcera péptica
  • Úlcera duodenal
  • Hemorragias en madres y bebés durante el parto
  • Hemorragias en la menstruación
  • Nefritis
  • Enfermedades arteriales
  • Vómito
  • Diarreas sanguinolentas
  • Sangrado estomacal
  • Hepatotoxicidad
  • Derrames

Las tabletas de aspirina no se deben de tomar en exceso, pues podrían provocar incluso un coma; esto por el daño al bulbo raquídeo.

Este es un artículo de carácter informativo, y no sustituye la opinión médica profesional. Consulta a un médico.

Citado APA: (A. . ¿Para qué sirve la aspirina?. Revista Enciclopedia Para Qué Sirven las Cosas. Obtenido 11, 2019, de https://paraquesirven.com/para-que-sirve-la-aspirina/ )

Comentarios

  1. User Avatar

    Rosa Romero Becerra

    Infinitamente gracias por los conocimientos que imparten referente a la aspirina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.