¿Para qué sirve la fenazopiridina?

La fenazopiridina es un fármaco antiséptico, analgésico y acidificante que se emplea en las infecciones urinarias para ayudar a dar un pH más ácido a la orina y a calmar las molestias provocadas por la misma infección. La fenazopiridina es un colorante azoico derivado de la orina. No es un antibiótico propiamente, sino un antiséptico, analgésico local y acidificante.

Su mecanismo de acción contra el dolor y el ardor se vale de que el paracetamol es uno de sus metabolitos, y este actúa a nivel local en la mucosa que recubre las vías urinarias. La fenazopiridina tiene propiedades antisépticas y acidificantes de la orina, por lo que es usada para ayudar a disminuir las molestias por infecciones urinarias.

Cabe destacar que, al aumentar la acidez de la orina, la fenazopiridina combate efectivamente algunas bacterias gramnegativas al evitar que estas cuenten con el medio apropiado para crecer y  reproducirse. A pesar de ello, este fármaco no es un antibiótico. La fenazopiridina también ayuda a disminuir la frecuencia y la urgencia por orinar.

¿Para qué sirve la fenazopiridina?

La fenazopiridina, al tener efectos analgésicos, antisépticos y acidificantes de la orina, ayuda a reducir las molestias provocadas por las infecciones urinarias, por tratamientos médicos en las vías urinarias, por ejecución de exámenes médicos en las mismas, por cirugías, malformaciones y lesiones en el aparato urinario.

Generalmente, este fármaco se vende en presentaciones de pastillas de 100mg. Es considerado un medicamento complementario y no como parte del tratamiento principal contra las infecciones urinarias. Es útil en casos de micción frecuente o urgencia constante por orinar, pero no controla las fugas de orina ni la incontinencia.

Sirve para:

  • Combatir malestares urinarios
  • Tratar infecciones urinarias
  • Exámenes médicos y tratamiento postquirúrgico
  • Tratar lesiones o problemas en las vías urinarias

Combatir malestares urinarios

La fenazopiridina es un fármaco encargado de tratar situaciones y condiciones como:

  • Disuria (dificultad para orinar)
  • Cistitis (inflamación en la vejiga)
  • Uretritis (inflamación en la uretra)
  • Pielonefritis
  • Uretrotrigonitis
  • Pielitis
  • Lesiones
  • Tratamiento postquirúrgico
  • Exámenes médicos
  • Trastornos en las vías urinarias
Caja y pastillas de fenazopiridina.

La fenazopiridina, al acidificar la orina, combate microorganismos.

Tratar infecciones urinarias

La fenazopiridina es empleada habitualmente como complemento de las terapias contra infecciones urinarias, tanto en infecciones crónicas como ligeras, y en las que resultan de algunas operaciones o lesiones.

La fenazopiridina no es propiamente un antibiótico, sino que es un analgésico con propiedad acidificante y levemente microbicida, para combatir ciertas bacterias gramnegativas.

Este fármaco es empleado en infecciones tan comunes como la cistitis, la pielonefritis, la uretritis, la uretrotrigonitis, y en ocasiones en otras infecciones genitales que afectan a las vías urinarias.

No combate tal cual las infecciones, sino que se acompaña generalmente con el tratamiento antibiótico correspondiente a cada enfermedad.

Exámenes médicos y tratamiento postquirúrgico

La fenazopiridina, al ser un antiséptico, ayuda a limpiar las vías urinarias desde el interior. Al ser acidificante, reduce el valor del pH de la mucosa de las vías urinarias, por lo que ayuda a que no se desarrollen las bacterias que necesitan un ambiente distinto.

Los efectos analgésicos de la fenazopiridina ayudan a evitar síntomas como comezón, ardor, urgencia de orinar y la frecuencia excesiva de las micciones. Se recomienda la administración de este fármaco después de una operación en las vías urinarias, pues aminora las molestias provocadas por heridas o lesiones.

Tratar lesiones o problemas en las vías urinarias

Hay lesiones que pueden producir problemas urinarios. Situaciones como la disuria, la sensación persistente de urgencia o el ardor pueden ser indicadores de la presencia de lesiones. Por ello, también en estos casos, se aconseja el uso de la fenazopiridina.

Contraindicaciones de la fenazopiridina

La fenazopiridina debe ser administrada bajo vigilancia médica o evitarse por completo en caso de personas como:

  • Pacientes con insuficiencia hepática
  • Pacientes con insuficiencia renal
  • Pacientes con glomerulonefritis
  • Pacientes con oliguria (cantidades mínimas de orina)
  • Pacientes con trastornos por deficiencia de glucosa 6 fosfato deshidrogenasa
  • Mujeres embarazadas
  • Niñas y niños pequeños

Efectos secundarios de la fenazopiridina

En general, la fenazopiridina es bien tolerada por la mayoría de los pacientes, aunque provoca efectos secundarios como:

  • Metahemoglobinemia
  • Coloración rojo-anaranjada de la orina

La metahemoglobinemia es una enfermedad donde existe un exceso de metahemoglobina en la sangre. Esta sustancia es una forma química de la hemoglobina que absorbe el oxígeno, lo cual hace que quede retenido y se dificultará que se extienda a los demás tejidos, para oxigenarlos.

El efecto secundario más característico de la fenazopiridina es la coloración rojo-anaranjada de la orina, y en algunas ocasiones de la piel o de los ojos. En general, esta coloración sólo dura mientras el paciente está en tratamiento, pero cuando se da en la piel o los ojos, podría tratarse de una sobredosis, y es mejor suspender el medicamento e ir al médico.

Este artículo es de carácter informativo y no sustituye la opinión médica profesional. Consulta a un médico.

Citado APA: (A. . ¿Para qué sirve la fenazopiridina?. Revista Enciclopedia Para Qué Sirven las Cosas. Obtenido 10, 2019, de https://paraquesirven.com/para-que-sirve-fenazopiridina/ )

Se el primero en dejar un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.