¿Para qué sirve el ginseng?

El ginseng es una planta de origen asiático, que crece en territorios de China. Su nombre científico es Panax ginseng y pertenece a la familia de las araliáceas, plantas que incluyen al apio, a la hiedra y al ginseng americano. Hay muchas especies del ginseng, pero la preferida, tanto en medicina tradicional china como en occidente es el Panax ginseng.

De esta última se utilizan las raíces tuberosas, cuya peculiar forma recuerda la del cuerpo humano. El ginseng es una planta que alcanza los 60 centímetros de altura; tiene hojas serradas (en forma de sierra), compuestas por divisiones de cinco foliolos. Florece alrededor de 3 o 4 años y sus flores son pequeñas umbelas de racimos violetas, que producen bayas rojizas con una o dos semillas.

Otras especies del ginseng, como el ginseng japonés y el ginseng americano, comparten sustancias activas, pero no son tan apreciados como el Panax ginseng de China. Actualmente, por su uso desmedido, este se considera una planta amenazada, pues casi no puede encontrarse silvestre en su hábitat natural.

¿Para qué sirve el ginseng?

Aunque hasta la fecha la investigación científica en laboratorios sigue indagando sobre las propiedades y beneficios del ginseng, se ha determinado que esta planta tiene efectos curativos y reguladores en humanos.

El ginseng sirve para:

  • Efectos reguladores y revitalizantes
  • Mejorar el apetito sexual y el vigor
  • Combatir la fatiga y el agotamiento
  • Tratar problemas intestinales
  • Reconstituir el cerebro

Efectos reguladores y revitalizantes

El ginseng tiene beneficios bioquímicos que favorecen los aspectos sexual, mental, digestivo, hormonal y de equilibrio de las sustancias en el organismo.

Entre los propósitos del uso de ginseng se encuentran:

  • Tratamiento de la disfunción eréctil
  • Mantenimiento de la resistencia física
  • Remediar el agotamiento
  • Tratar la inapetencia sexual
  • Mitigar la debilidad mental
  • Curar problemas intestinales
  • Controlar la diabetes
  • Regular la hipertensión
  • Reforzar la memoria
  • Mejorar la concentración
  • Activar y prolongar el vigor sexual
  • Complementar la alimentación
  • Combatir la anemia
  • Evitar la eyaculación precoz
  • Reducir el colesterol malo o LDL (Low Density Lipoprotein)
  • Mejorar la libido
  • Reforzar el sistema inmunológico

Mejorar el apetito sexual y el vigor

Frasco de ginseng

El ginseng en todas sus presentaciones es recurrido como estimulante del apetito sexual.

El uso más común del ginseng ha estado relacionado con el problema de la impotencia sexual masculina. Esta es una de las razones más importantes por las que las plantas silvestres de esta especie son muy explotadas, y por tanto escasas.

Se deduce que el ginseng impulsa una buena irrigación sanguínea, la cual es indispensable para que se presente la erección. Por ello, se acostumbra usar el té de esta planta para tratar la disfunción eréctil.

Las raíces de ginseng se aplican también para remediar la frigidez femenina, pues se sabe que ayuda a aumentar la libido de las mujeres, gracias a sus efectos sobre el sistema nervioso.

Combatir la fatiga y el agotamiento

Tanto el ginseng blanco como el marrón y el rojo, se usan para tratar la anemia, la debilidad física y el cansancio.

El ginseng tiene una composición abundante en las siguientes especies químicas:

  • Hierro
  • Cobre
  • Aluminio
  • Manganeso
  • Complejo B
  • Vitamina D

Esta planta es ideal para remediar los casos de anemia y debilidad producidas por la deficiencia de las sustancias mencionadas.

Para mejorar el rendimiento físico, se suelen usar todos los tipos de ginseng, tanto el chino como el americano. Este último ha sido aplicado por los pueblos precolombinos, quienes lo consumían, preparado como tónico contra la fatiga.

Tratar problemas intestinales

Desde hace milenios, las raíces del ginseng se han utilizado para tratar los problemas intestinales, especialmente los producidos por daños en el hígado, el páncreas y el revestimiento de los intestinos.

Los terapeutas herbolarios aconsejan las infusiones de ginseng para mejorar la digestión, aminorar las náuseas y desinflamar la colitis. Se ha comprobado, además, que estas raíces en una preparación adecuada ayudan a prevenir el cáncer de colon.

Cabe aclarar que el uso prolongado de esta planta puede provocar dolores, estreñimiento y malestar en el aparato digestivo, por lo que debe prepararse y tomarse bajo vigilancia.

Reconstituir el cerebro

Uno de los usos más populares de las raíces del ginseng es como revitalizante y reconstituyente cerebral. Este reconocimiento se debe, en gran parte, al contenido significativo de vitaminas del complejo B, como la tiamina (vitamina B1), que ayuda a la mente a permanecer alerta y en óptimo funcionamiento.

Las vitaminas del complejo B que forman parte del ginseng ayudan a:

  • La formación de nuevos neurotransmisores (como la serotonina, que regula el estado de ánimo).
  • Regular y procesar la glucosa que el cerebro usará como energía.
  • Controlar las sustancias que sustentan el sistema nervioso y las emociones.

Los elementos metálicos en el ginseng también participan, de la siguiente manera:

  • Manganeso: interviene en la creación de los astrocitos, que son células cerebrales importantes para la sinapsis o conexión neuronal.
  • Hierro: es necesario para la creación de plaquetas, el metabolismo celular y la oxigenación tisular.

El ginseng también tiene aminoácidos y oligoelementos, que son indispensables para el buen funcionamiento cerebral.

Historia del ginseng

Planta del ginseng

Planta del ginseng

Desde hace más de 5 mil años, el ginseng es recurrido como una importante planta en la medicina tradicional china. En la antigüedad, se creía que las raíces de esta planta lo curaban todo, por ello su nombre en latín hace referencia a esta creencia en el término Panax, que significa “panacea” o “remedio milagroso”.

Es por esta misma creencia que se ha usado el ginseng para tratar todo tipo de dolencias y padecimientos. Se le ha preparado para tratar problemas relacionados con el sistema nervioso, la impotencia sexual y la fatiga física y mental.

A pesar de la experiencia que se ha tenido por siglos, es en nuestros días que la ciencia ha tenido la determinación para catalogar sus sustancias activas, como:

  • Ginsenósidos: sustancias químicas naturales, que se componen por saponinas triterpenoides, por esteroides y por glucósidos.

Estos componentes y subcomponentes ayudan a mantener estables los niveles hormonales y la glucosa, y sirven como depurativos.

Efectos secundarios del ginseng

El consumo del ginseng sí tiene efectos negativos, sobre todo si se ingiere en dosis muy altas o por tiempo prolongado. Al ser un estimulante, puede provocar:

  • Insomnio
  • Irritabilidad
  • Dolor de estómago
  • Priapismo leve

El ginseng ayuda a reducir los niveles de glucosa, pero no sustituye a la insulina ni los fármacos contra la hiperglucemia. Aun así, se debe tener cuidado al tomar esta planta, para evitar descompensaciones drásticas en los niveles de glucosa.

El ginseng está relacionado con malformaciones congénitas, por lo que no se aconseja su uso en mujeres embarazadas.

Este artículo es de carácter informativo y no sustituye la opinión médica profesional. Consulta a un médico.

Citado APA: (A. . ¿Para qué sirve el ginseng?. Revista Enciclopedia Para Qué Sirven las Cosas. Obtenido 09, 2019, de https://paraquesirven.com/para-que-sirve-el-ginseng/ )

Categoría: Salud | Comentarios: 0

Se el primero en dejar un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.