¿Para qué sirven las flores de Bach?

Las flores de Bach son 38 preparados de plantas y flores creados por el médico cirujano y homeópata inglés Edward Bach, como remedio para tratar los estados de ánimo y los sentimientos que, según él, causaban los síntomas de las enfermedades. Las flores de Bach se dividen en siete grupos, y cada uno de ellos trata determinadas emociones o sentimientos.

De estos 38 preparados, 34 son de flores silvestres, 3 son de plantas cultivadas y uno consiste en agua, que proviene de manantiales alejados de la humanidad. Su presentación más común es en frasco gotero, con una solución compuesta de agua y/o alcohol y una mínima parte de la esencia de la planta.

En ocasiones, estos preparados no contienen la esencia de la planta, sino que se aplica en ellos la llamada memoria del agua, que es el hipotético almacenamiento o registro de las vibraciones electromagnéticas en el agua, por ello, muchos de los remedios de flores de Bach no contienen esencias florales y, en el caso de Rock water, es agua de manantial.

¿Para qué sirven las flores de Bach?

Según su creador, las flores de Bach sirven para tratar los problemas emocionales que son los causantes de todas las enfermedades. Estos preparados actualmente se usan para dos propósitos principales: el de estabilizar el carácter de las personas y el de evitar que sentimientos negativos les afecten. Además, curar las enfermedades que las emociones negativas provocan.

Las flores de Bach sirven para:

  • Evitar sentimientos negativos según la flor
  • Calmar el ansia y combatir la negatividad
  • Equilibrar las emociones y recuperar energía
  • Aplicarse sobre otras personas
  • Remediar emergencias y ataques de ansiedad

Evitar sentimientos negativos según la flor

Cada una de las flores y plantas involucradas en 37 de los 38 preparados (el último es sólo agua), sirven para tratar una emoción o un sentimiento en particular:

  • Evitar la tortura mental: Agrimony (agrimonia)
  • Evitar el miedo o la ansiedad ante lo desconocido: Aspen (álamo temblón)
  • Evitar la intolerancia: Beech (haya)
  • Evitar la humillación: Centaury (centauro)
  • Evitar buscar la opinión de los demás: Cerato (cerato)
  • Evitar la histeria: Cherry plum (ciruela roja)
  • Evitar la incapacidad de aprender de los errores: Chestnut bud (brote castaño)
  • Evitar ser posesivo en el amor: Chicory (achicoria)
  • Evitar soñar con el futuro, desatendiendo el presente: Clematis (clemátide)
  • Evitar odiar la propia apariencia: Crab apple (manzana silvestre)
  • Evitar sentirse abrumado por la responsabilidad: Elm (olmo)
  • Evitar el desánimo: Gentian (genciana)
  • Evitar el derrotismo: Gorse (tojo)
  • Evitar el egocentrismo: Heather (brezo)
  • Evitar la envidia o los celos: Holly (acebo)
  • Evitar pensar demasiado en el pasado: Honeysuckle (madreselva)
  • Evitar la pereza mental: Hornbeam (carpe)
  • Evitar la impaciencia: Impatiens (impatiens)
  • Evitar la falta de confianza: Larch (alerce)
  • Evitar la tristeza sin razón: Mustard (mostaza)
  • Evitar el sobreesfuerzo: Oak (roble)
  • Evitar el agotamiento: Olive (olivo)
  • Evitar la culpa: Pine (pino)
  • Evitar el exceso de preocupación por las personas cercanas: Red chestnut (castaño rojo)
  • Evitar el miedo o el terror: Rockrose (heliantemo)
  • Evitar la abnegación: Rockwater (agua de roca)
  • Evitar la indecisión: Scleranthus (esclerantus)
  • Evitar la conmoción: Star of Bethlehem (estrella de belen)
  • Evitar la angustia mental ante la desesperanza: Sweet chestnut (castaño dulce)
  • Evitar el exceso de entusiasmo: Vervain (verbena)
  • Evitar ser demasiado dominante: Vine (vid)
  • Evitar las influencias no deseadas: Walnut (walnut)
  • Evitar ser demasiado reservado: Water violet (violeta de agua)
  • Evitar los argumentos mentales o ideas no deseadas: White chestnut (castaño blanco)
  • Evitar la incertidumbre sobre la propia vida: Wild oat (avena salvaje)
  • Evitar la apatía y la resignación: Wild rose (rosa salvaje)
  • Evitar el resentimiento y la autocompasión: Willow (sauce)
Cada flor o planta cumple una función al tener una vibración particular.

Cada flor o planta cumple una función al tener una vibración particular.

Calmar el ansia y combatir la negatividad

El uso más común de las flores de Bach es para reducir la ansiedad y contrarrestar los sentimientos negativos, o que impiden a la persona desarrollar ciertos aspectos de su vida o sus relaciones con los demás.

De acuerdo con las teorías de Edward Bach, todas las enfermedades tienen su origen en la mente; más específicamente, se generan en los sentimientos y las emociones. Por ello, según su criterio, deben atenderse primero los trastornos psíquicos provocados por sentimientos negativos, traumas y emociones dañinas, para poder curar la enfermedad.

Para ello desarrolló los 38 preparados florales, entre los cuales, de los siete grupos en que se clasifican, dos se especializan en el tratamiento de problemas de ansiedad y miedo.

Equilibrar las emociones y recuperar energía

Es por medio de las flores de Bach que se pretende equilibrar las emociones, buscando la armonía mental y con ello la recuperación de la salud. De este modo, existen remedios para ayudar a las personas muy sensibles, agresivas, tímidas, miedosas o que se preocupan demasiado por los demás, para que encuentren un balance entre sus emociones, y así ayuden a sus cuerpos a sanar y recuperar su energía vital.

Aplicarse sobre otras personas

Las flores de Bach son aplicadas para tratar de controlar comportamientos, sentimientos o conductas considerados negativos, sobre todo en personas como niños hiperactivos, pacientes agresivos y gente negativa o tóxica. Para ello, las personas encargadas del caso suelen poner algunas gotas de flores de Bach en el agua o los alimentos del paciente en cuestión.

Remediar emergencias y ataques de ansiedad

Existen algunas fórmulas, preparadas a partir de las flores de Bach, que son consideradas remedios de emergencia o de rescate (en inglés: Rescue remedy).

Estas fueron creadas por Edward Bach como auxiliares ante situaciones de emergencia, como estados de shock, reacciones ante malas noticias, estados de angustia, histeria, ataques de pánico, estrés fuerte o cualquier otra situación que altere gravemente las emociones.

Estos remedios de emergencia están preparados con cinco de las esencias florales, las cuales pueden ser ingeridas en gotas y caramelos o incluso untadas en la piel.

Historia de las flores de Bach

Las flores de Bach surgieron entre 1928 y 1935, a partir de las observaciones del médico homeópata Edward Bach sobre cómo afectaba de distinta forma una misma enfermedad a varias personas.

Él consideró que estas variaciones se debían a cuestiones de carácter y asuntos de los sentimientos y de las emociones. Concluyó que eran los desequilibrios en estos factores los que provocaban las enfermedades y los trastornos, y que, sin tratar el alma (todos los factores mentales que nos definen), nunca tendrían una cura definitiva.

Muchas de las teorías de Edward Bach están inspiradas en la medicina antroposófica, la teoría de las asignaturas, la homeopatía y sus estudios sobre Paracelso e Hipócrates.

Las flores de Bach no son remedios homeopáticos ni de fitoterapia; tampoco están basados en medicina científica ni en los principios activos de cada planta, sino en las emociones negativas que, según Edward Bach, contrarrestan las plantas por su propia virtud, y en las vibraciones que cada preparado produce según las características de cada especie vegetal.

Los preparados florales de Bach no contienen principios activos ni sustancias propiamente medicinales, sino que basan sus curaciones en las características de sus vibraciones. Se consideran, entonces, parte de la medicina holística y no remedios científicos.

Las flores de Bach están acompañadas por una serie de métodos terapéuticos basados en gran parte en la teoría de las asignaturas, que es la creencia de que las plantas, los animales y los minerales dan señales de sus virtudes por su apariencia o por su nombre. Por ejemplo, por el parecido de la nuez con el cerebro humano, se le atribuyen propiedades curativas para este.

Sin embargo, en el caso de las flores de Bach, además de estar relacionada la teoría de las asignaturas, también se basan en las vibraciones que cada planta tiene y los efectos que según Edward Bach causan.

Al no haber evidencias suficientes de su efectividad ni darse un seguimiento a un protocolo científico válido, actualmente se les considera una pseudociencia.

Gotero flores de bach

Las flores de Bach son 38 preparados en goteros que se combinan para ayudar a un paciente específico.

Efectos secundarios de las flores de Bach

Generalmente, las flores de Bach no presentan efectos secundarios, pues son remedios constituidos en su mayoría por agua, y en menor medida alcohol con esencias florales o de plantas.

Según los estudios científicos a los que se ha sometido a las flores de Bach, estas sustancias carecen de efectos tanto negativos como positivos. No tienen principios activos que puedan curar o dañar, por ello son consideradas sustancias inocuas.

Como cualquier otro remedio holístico o cualquier otra pseudociencia, se aconseja no interrumpir ningún tratamiento médico a favor de estas soluciones, sobre todo cuando se trata de enfermedades graves, niños pequeños, mujeres embarazadas o trastornos mentales graves.

Dado que es un tipo de tratamiento médico o psiquiátrico, su interrupción puede tener consecuencias graves, dependiendo del padecimiento de que se trate.

Este artículo es de carácter informativo y no sustituye la opinión médica profesional. Consulta a un médico.

Citado APA: (A. . ¿Para qué sirven las flores de Bach?. Revista Enciclopedia Para Qué Sirven las Cosas. Obtenido 08, 2019, de https://paraquesirven.com/para-que-sirven-las-flores-de-bach/ )

Categoría: Salud | Comentarios: 0

Se el primero en dejar un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.