¿Para qué sirve la pregabalina?

La pregabalina es un medicamento antiepiléptico con acción semejante a la de la gabapentina. Sirve para tratar, en pacientes adultos, el dolor neuropático periférico y central, la epilepsia y el trastorno de ansiedad generalizada.

El mecanismo de acción de la pregabalina consiste en que este compuesto se une a una subunidad auxiliar de los canales de calcio dependientes del voltaje en el sistema nervioso central (SNC).

¿Para qué sirve tomar pregabalina?

La pregabalina es un fármaco que se encarga del tratamiento de condiciones en las que hay una sobreestimulación del sistema nervioso central (SNC), y que resultan en un estado incapacitante para los pacientes que las sufren.

El consumo de pregabalina sirve para tratar:

  • Dolor neuropático periférico y central
  • Epilepsia
  • Trastorno de ansiedad generalizada

Dolor neuropático periférico y central

El dolor neuropático es un tipo de manifestación dolorosa que tiene como causa un daño en el sistema nervioso. Si esta se presenta por daño en los nervios periféricos, se llama al dolor “neuropático periférico”. Si el dolor se presenta por daño en el cerebro o en la médula espinal, se le llama al dolor “neuropático central”.

Al dolor neuropático periférico se le relaciona con distintas causas:

  • Infección: por alguna bacteria que afecte los nervios
  • Inflamación: por la presión de las hernias de disco sobre las raíces nerviosas.
  • Degeneración o deterioro de los nervios por alguna enfermedad que los ataca.
  • Trauma: cuando el nervio sufre un corte o golpe.
  • Disfunción: simplemente, cuando se desconoce otra posible causa.

Al dolor neuropático central se le relaciona con causas como:

  • Enfermedades en el sistema nervioso central
  • Traumas en el sistema nervioso central

La pregabalina sirve para calmar sus síntomas, como:

  • Ardor
  • Quemazón
  • Dolor de tipo eléctrico
  • Punzadas
  • Dolor ante estímulos mecánicos
  • Dolor ante estímulos leves

caja con píldoras de pregabalina

Epilepsia

La pregabalina se encarga de regularizar los episodios en pacientes con epilepsia, reduciendo su frecuencia y su intensidad. Con este fármaco, administrado según las indicaciones del médico y el estado actual del paciente, es posible devolver al afectado una calidad de vida aceptable.

Para evaluar la mejoría del tratamiento con pregabalina, se debe mantener un registro de la frecuencia de los episodios y de su desarrollo. De este modo, se puede determinar si es necesario prolongar el tratamiento o aumentar la dosis.

Trastorno de ansiedad generalizada

La pregabalina sirve para tratar el trastorno de ansiedad generalizada (TAG). Es posible mantener los síntomas en un rango de acción que no afecte completamente el estilo de vida del paciente. Entre estos síntomas se incluyen:

  • Dificultad para concentrarse
  • Irritabilidad
  • Incapacidad para relajarse
  • Sensación de nerviosismo
  • Sensación de que la mente se pone en blanco
  • Incapacidad para olvidar una preocupación
  • Indecisión
  • Temor a tomar una decisión equivocada
  • Percibir como amenazantes gran cantidad de situaciones, incluso inofensivas

El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) es una enfermedad mental, por lo que el paciente no se va a restablecer del todo. Sin embargo, es posible que tenga una calidad de vida intermedia. No se librará de lidiar con los síntomas, pero al menos estos se mantendrán en un grado, sin volverse extremos.

¿Cuánto puedo tomar de pregabalina?

La pregabalina se puede administrar al paciente según la condición que padezca:

En caso de dolor neuropático, se puede iniciar el tratamiento con 150 miligramos diarios, los cuales se pueden repartir en dos o tres tomas. Según la respuesta y la tolerancia que presente cada paciente, la dosis puede aumentarse hasta 300 miligramos diarios después de un lapso de entre 3 y 7 días. Se va a modificar según lo indiquen el médico y el progreso del paciente.

En caso de epilepsia, el tratamiento puede partir con una dosis de 150 miligramos diarios, repartida en dos o tres tomas. Según la respuesta y la tolerancia que presente el paciente, la dosis se puede aumentar a 300 miligramos diarios, al pasar una semana. La dosis máxima permitida tras una semana más, es de 600 miligramos diarios.

En caso de trastorno de ansiedad generalizada (TAG), las dosis pueden estar en un rango de 150 a 600 miligramos diarios, repartiéndose esta en dos o tres tomas. Debe haber un seguimiento y una evaluación en el transcurso del tratamiento, para ver si se sigue requiriendo.

Contraindicaciones de la pregabalina

La pregabalina es un fármaco que puede ser consumido por adultos con las anteriores condiciones, y que sólo está contraindicado especialmente para los pacientes hipersensibles a los componentes de la fórmula.

Efectos secundarios de la pregabalina

Los posibles efectos secundarios más comunes de la pregabalina son:

  • Aumento de peso en pacientes diabéticos
  • Angioedema en casos de pacientes hipersensibles
  • Mareos
  • Somnolencia
  • Casos de pérdida del conocimiento
  • Confusión
  • Deterioro mental
  • Visión borrosa
  • Disminución de la agudeza visual
  • Alteración del campo visual
  • Insuficiencia renal

Este artículo es de carácter informativo y no sustituye la opinión médica profesional. Consulta a un médico.

Citado APA: (A. . ¿Para qué sirve la pregabalina?. Revista Enciclopedia Para Qué Sirven las Cosas. Obtenido 10, 2019, de https://paraquesirven.com/para-que-sirve-la-pregabalina/ )

Comentarios

  1. Excelentes artículos, para conocimiento y tenerlos siempre a mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.