¿Para qué sirve la miel?

La miel es una sustancia líquida que producen las abejas melíferas, a base del néctar que liban de diversas plantas flores y frutas. La miel es la combinación de fructosa, agua y glucosa con algunos otros compuestos orgánicos procedente de las plantas de las que obtiene el néctar.

En la naturaleza a dos tipos básicos de miel, la miel de flores que fabrican las avispas y las abejas a partir del néctar de las plantas, y la miel de rocío que es la miel fabricada por pulgones, hormigas y otros insectos que extraen la savia de las plantas. Por lo complicado de su extracción la miel de rocío es menos común, mientras que la miel de abejas y avispas es más popular.

La miel ha sido empleada por la humanidad desde hace más de 8000 años, principalmente como alimento energético y en menor medida por sus propiedades medicinales. Hay pinturas rupestres que muestra la recolección de miel en el período mesolítico, y posteriormente en el neolítico los pueblos antiguos comenzaron a criarlas y controlarlas.

En el antiguo Egipto la miel era empleada como fuente de azúcares, además era considerada como algo sagrado pues era utilizada en el embalsamamiento y momificación de los cadáveres, y como ofrenda para sus dioses.

Los griegos también tenían a las abejas y a la miel como algo sagrado, incluso plasmaban la imagen de las abejas en las monedas, vasijas y relieves de sus templos. Posteriormente el imperio romano aprendió del griego la apicultura y el aprecio por las abejas.

Muchos de estos pueblos antiguos empleaban la miel para fabricar bebidas, la más importante de ellas era el hidromiel, el cual era muy apreciado por los pueblos vikingos, celtas, galos, sajones, normandos, romanos y griegos.

Actualmente la miel tiene muchos usos aunque ya no es el principal edulcorante empleado en la alimentación, sigue teniendo un papel importante pues sus propiedades benéficas se emplean para muchos fines.

¿Para qué sirve la miel en la vida diaria?

Al ser un alimento energético, dulce, sabroso y con muchas propiedades nutritivas, la miel sigue teniendo muchos usos en la industria, sobre todo como alternativa más saludable al azúcar y otros edulcorantes. También es muy valorada y usada como tratamiento médico natural, pues tiene propiedades antibióticas, aclaradoras, suavizantes y digestivas.

La miel sirve entre otras cosas para:

  • Comerse sola
  • Conservar alimentos
  • Endulzar alimentos
  • Preparar bebidas
  • Sustituir jarabe
  • Preparar mermeladas
  • Preparar postres
  • Decorar alimentos
  • Preparar dulces
  • Preparar pan
  • Preparar comida agridulce
  • Aromatizantes
  • Aclarar manchas en la piel
  • Aclara el cabello
  • Eliminar cicatrices
  • Suavizar la piel
  • Desinfectar ciertas heridas
  • Prepara lociones
  • Perfumes
  • Embalsamar momias
  • Sirve de pegamento
  • Disminuir las molestias por la gripa
  • Despejar la garganta
  • Aumenta las defensas
  • Tiene propiedades antisépticas
  • Alivia la tos
  • Es astringente
  • Es cicatrizante
  • Es digestiva
  • Es antioxidante

La miel sirve como endulzante, conservante y energética:

La miel ha sido empleada durante miles de años, como un endulzante natural para diversos alimentos. Desde el comienzo de la civilización la miel ha sido muy apreciada como alimento, pues al estar hecha de fructosa, glucosa, algunos nutrientes y agua, resulta muy beneficiosa para combatir el agotamiento y reponer las energías.

La miel en un ingrediente de muchas comidas antiguas, especialmente era incluida la comida para los soldados, los niños y las figuras importantes como reyes, sacerdotes y nobles.

La miel es un conservador natural pues tienen bajo contenido de agua y un alto contenido de azúcares, lo cual evita que las bacterias se reproduzcan. Por ello ha sido empleada en muchas culturas para preservar distintas cosas, los egipcios la usaban el antigüedad para preservar los cadáveres, por ello era usada como parte del proceso de momificación.

La miel fue utilizada también para conservar los cadáveres de algunos personajes famosos de la historia, pues el evitar la proliferación de ciertas bacterias evitaba que los cuerpos se descompusieran más rápido. 

La miel se usa como saborizante, aromatizante y colorante:

La miel tiene un característico color dorado que puede presentar varias tonalidades, estas cualidades han sido empleadas en la gastronomía para darle color a los alimentos, sobre todo para barnizar panes y darle brillo a algunas carnes y bollería. El sabor de la miel depende de las plantas que liban las abejas, pudiendo ser más amarga, dulce, herbal, floral, frutal o incluso salada. Por ello algunas recetas requieren específicamente de un determinado tipo de miel, por ejemplo miel de roble, miel de flores, miel de azahares, etc.

La miel es lo jarabe con un aroma característico el cual es ampliamente valorado en perfumería, donde se utilizan su esencia o esencias sintéticas para laborar distintos perfumes, generalmente destinados para público femenino por su dulce aroma. 

La miel tiene propiedades medicinales y cosméticas:

Las civilizaciones primitivas empleaban la miel como remedio medicinal, especialmente como antiséptico y cicatrizante, pues la miel contiene una sustancia llamada glucosa oxidasa, la cual es una enzima con propiedades antisépticas pues al contacto con las heridas libera peróxido de hidrógeno. Esas propiedades también son empleadas por la cosmetología, pues ayudan a suavizar la piel, eliminar manchas, prevenir el acné, disminuir arrugas y eliminar cicatrices.

¿La miel me puede provocar efectos secundarios?

Sí, sobre todo en los pequeños menores de tres años, pues sus estómagos aún no han desarrollado la suficiente acidez gástrica para evitar que algunos patógenos invadan su organismo. Por ello con las mieles naturales y artificiales, se crea un ambiente ideal para el crecimiento de muchas bacterias y levaduras, la más peligrosa de ellas es Clostridium botulinum la cual provoca botulismo, una enfermedad potencialmente mortal para los niños.

En General los niños mayores de cinco años y el resto de la población, pueden consumir miel sin riesgos, pero al ser un alimento alto en azúcares y especialmente en glucosa, se recomienda consumirla con moderación pues aumentar los niveles de azúcar en la sangre. Esto es especialmente importante en las personas que padecen diabetes, sobrepeso, obesidad y problemas de presión arterial.

Las mujeres embarazadas y las que están lactando pueden consumir miel, pero si son diabéticas o tienen alguna duda es recomendable consultar con su médico.

Este artículo es sólo para fines didácticos y no suple la opinión médica profesional.

Citar en formato APA: ( A. 2018, 01. ¿Para qué sirve la miel?. Para qué sirven las cosas. Obtenido , de https://paraquesirven.com/para-que-sirve-la-miel/.)

Escribe un comentario en ¿Para qué sirve la miel?