Para qué sirve Metronidazol

El metronidazol es un fármaco antibiótico, y antiparasitario, que combate varios tipos de protozoarios que se encuentran en el organismo, pertenece al grupo de los nitromidazoles. Es un inhibidor de la síntesis del ácido nucleico de microorganismos, por lo que actúa en infecciones e infestaciones bacterianas, parasitarias y fúngicas, en determinadas zonas del cuerpo.

Forma parte de varios medicamentos que bien pueden administrarse por vía oral, generalmente en forma de pastillas o en suspensión líquida, de forma tópica en medicamentos como cremas para la piel o cremas vaginales, y en suspensión líquida para ser inyectada. Si bien el metronidazol pertenece al grupo de medicamentos que actúan en contra de ciertos hongos, este fármaco en particular se utiliza principalmente para el tratamiento de infestaciones bacterianas y parasitarias, siendo muy utilizado por ejemplo, en casos de infestaciones por parásitos del tipo amebiano, entre otros parásitos, como en los casos de amibiasis, pero tiene poco efecto con otros tipos de parásitos, como por ejemplo las solitarias.

Este fármaco actúa creando fallas en la estructura helicoidal del ADN, evitando la multiplicación de las bacterias, lo que provoca su muerte.

Pastillas de metrodinazol en empaque.

El Metronidazol suele encontrarse en pastillas y en suspensiones para su administración oral, así como dentro de la fórmula de ungüentos cutáneos y suspensiones inyectables.

Pero… ¿Para qué sirve el Metronidazol?

El metronidazol sirve para combatir amibas y protozoarios:

Es uno de los medicamentos más utilizados en contra de las infestaciones intestinales de organismos amibeanos, (entamoeba histolitica), estos seres microscópicos suelen afectar la mucosa intestinal y provocar ulceraciones, e incluso llegan a infestar otros órganos, llegando incluso al cerebro, lo que provocaría la muerte, por lo que se recomienda el uso de este medicamento (siempre bajo indicaciones médicas), para eliminar las amibas que se encuentren en el tracto digestivo, o en su caso eliminar a las amibas que hayan traspasado el sistema digestivo y afecten otros órganos.

Elimina microorganismos como la Giardia lamblia, cuyas infestaciones producen afectaciones estomacales, urinarias y vaginales, Tales como diarrea, uretritis, vaginitis, y mala absorción de los alimentos.

El metronidazol se utiliza para tratar afecciones genito-urinarias:

Sirve para tratar afecciones genitales y urinarias, provocadas por la presencia de protozoarios como las Trichomonas vaginalis, que afectan el sistema urinario y genital masculino y femenino, alojándose en la vagina y la uretra en la mujer y en los varones se aloja en el epidimo, la próstata y la uretra. Este protozoo, afecta las mucosas genitales, causando inflamación y una reacción toxico-alérgica, producida por alteración citoplasmática y nuclear, de las células de estas mucosas. El metronidazol, elimina a estos protozoos, erradicando la causa de dichas afecciones.

Uso tópico del metronidazol:

Se recomienda su uso para ciertos padecimientos de la piel, causados por bacterias y otros microorganismos.Es el caso de la Rosácea, que es provocada por varios tipos de microorganismos, el metronidazol elimina a varios de estos organismos por lo que se incluye en tratamientos para esta afección cutánea, en forma de cremas para tratar el acné que produce esta enfermedad, así como barros y espinillas causados por parásitos y bacterias.

Otros usos:

Este fármaco ha sido utilizado con variables resultados, en el tratamiento de otras afecciones; tal es el caso del tratamiento de gastritis y úlceras estomacales, enfermedad de Crohon (una enfermedad que se manifiesta mediante la inflamación intestinal), Giardiasis (una afección provocada por parásitos), y colitis asociadas al uso de ciertos antibióticos, Amebiasis intestinal sintomática, Amebiasis extra intestinal (cuando las amibas han traspasado de los intestinos a otros órganos), Vaginitis “no específica” debida a G. vaginalis, Tricomoniasis, Varias infecciones anaerobias.

Precauciones del metronidazol:

Este medicamento no debe de ser usado por tiempo prolongado, toda vez que puede destruir la fauna intestinal. Las dosis deben de ser prescritas por un médico, ya que si se usan dosis insuficientes, los parásitos, bacterias y protozoos, pueden crear reticencia al fármaco.

No se debe de tomar alcohol, mientras se consuma dicho fármaco, así como se deben de tomar precauciones en los casos de mujeres embarazadas, mujeres que estén dando pecho a sus hijos, y en los casos en que se esté tomando otra medicación, teniéndose que avisar al médico si se presenta alergia o síntomas adversos con este medicamento.

Síntomas tales como ictericia, vómitos, pérdida del apetito, malestar estomacal, diarrea, orina oscura o rojiza, sabor metálico en la boca o un sabor desagradable en la boca y garganta, sequedad en la boca, irritación de la boca o de la lengua, adormecimiento y cosquilleo en las manos o pies, fiebre, congestión nasal, picazón en el cuerpo o erupciones de la piel.

Esta información es de carácter informativo y en ningún momento se recomienda administrar medicamento sin supervisión médica. Recuerda es muy importante CONSULTAR A TU MÉDICO.

ESCRIBE UN COMENTARIO