Para qué sirve la dexametasona

La dexametasona es un medicamento perteneciente al grupo de los medicamentos esteroides, más específicamente al grupo de los glucocorticoides sintéticos, que son medicamentos análogos a las hormonas provenientes de la corteza suprarrenal, por lo cual tienen efectos y funciones similares a las producidas por dichas hormonas.

La dexametasona se usa principalmente como medicamento inmunosupresor, y como antiinflamatorio para enfermedades específicas, su mecanismo de acción se debe a que suprime y algunas de las funciones que producen las hormonas, como son la inflamación y varias de las respuestas del sistema inmune.

Esto es gracias a que atraviesa las células y se adhiere a determinados receptores celulares, que son los encargados de procesar y sintetizar ciertas proteínas que intervienen en las respuestas naturales del organismo,  estas proteínas se llaman anexinas o lipocortinas y son las que regulan la acción de unas enzimas llamadas Fosfolipasa A2, que a su vez son las encargadas de la síntesis de los eicosanoides, que son moléculas como las prostaglandinas, leucotrienos y tromboxanos, estas tres moléculas son las encargadas de respuestas inmunes como fiebre, inflamación, transito de leucocitos y contracciones.

La dexametasona tiene varios usos, especialmente para tratar trastornos de la función adrenocortical, como son el síndrome de Addison, insuficiencia adrenocortical, alergias, rinitis, además de ser usado como parte de los tratamientos contra el cáncer.

Al ser un inmunosupresor, la dexametasona se usa en algunos casos de trasplantes de órganos, pues ayuda a evitar el rechazo al nuevo órgano al inhibir las respuestas naturales del sistema inmune, como es el aumento plaquetario, la formación de coágulos y la inflamación.

¿Para qué sirve tomar dexametasona?

Al ser un inmunosupresor, ayuda a evitar o disminuir las respuestas del sistema inmune, como son la fiebre, la inflamación, el transporte de leucocitos a zonas lesionadas y algunos tipos de dolor. Es usado principalmente para tratar enfermedades autoinmunes, pues su uso indiscriminado resulta peligroso.

La dexametasona sirve para tratar enfermedades y trastornos como:

  • Síndrome de Addison
  • Artritis reumatoide
  • Anemia hemolítica autoinmune
  • Osteoartritis
  • Algunos tipos de cáncer
  • Asma
  • Choque anafiláctico
  • Conjuntivitis alérgica
  • Trastornos hormonales
  • Trasplantes de órganos.
  • Edema cerebral
  • Edema pulmonar
  • Eritema multiforme
  • Espondilitis anquilosante
  • Tumores cancerosos
  • Hiperplasia adrenal congénita
  • Hemopatías malignas
  • Alergias severas
  • Colitis ulcerosa
  • Otitis externa
  • Enfermedad de Crohn
  • Rinitis
  • Síndrome de Stevens-Johnson
  • Meningitis bacteriana pediátrica
  • Dermatosis severa
  • Psoriasis
  • EPOC
  • Herpes zoster ophthalmicus

Caja y pastillas de dexametasona

Dexametasona sirve para las enfermedades autoinmunes

La dexametasona es un glucocorticoide que afecta directamente las reacciones del sistema inmune ante posibles alérgenos, ante enfermedades, lesiones y ante las propias agresiones del sistema inmune. Por ello en usada en enfermedades como el EPOC, la anemia hemolítica autoinmune, artritis reumatoide y otras donde el sistema inmune ataca al propio organismo.

Dexametasona sirve para tratar las enfermedades alérgicas

Este fármaco es muy usado para tratar algunas alergias severas, especialmente es usado para tratar el choque anafiláctico, la rinitis, el asma, alergias crónicas, alergias alimentarias y alergias a medicamentos.

Dexametasona es usado en edemas e inflamación

Uno de los efectos más importantes de la dexametasona es ser desinflamante, pues ayuda a bloquear los receptores de prostaglandinas, que son los encargados de reacciones como la inflamación, la circulación de leucocitos hacia las lesiones, y los edemas. Por eso se usa para tratar edema pulmonar, cerebral,  espondilitis anquilosante, para tratar tumores y trasplantes de órganos.

¿Tomar dexametasona me puede provocar efectos secundarios?

Sí, la dexametasona puede causar efectos secundarios severos, especialmente en algunos pacientes puede provocar síndrome de Cushing.

No es recomendable su uso durante el embarazo y la lactancia, a menos que el médico lo considere indispensable.

Este medicamento pude causar otras complicaciones y síntomas, dependiendo del tiempo que sea administrado, los antecedentes del paciente y las interacciones. No se recomienda su uso en pacientes con infecciones agudas, varicela, infección por hongos y otras infecciones fuertes, a menos que lo considere apropiado el médico.

Algunos síntomas secundarios son:

  • Cambios en el apetito
  • Aumento rápido de peso
  • Síndrome de Cushing
  • Fatiga
  • Aumento en infecciones (especialmente por hongos)

Otros síntomas más graves son:

  • Depresión
  • Alucinaciones (en algunos casos graves)
  • Cambios en el estado de ánimo
  • Ansiedad
  • Alteraciones en los niveles de glucosa
  • Alteraciones metabólicas
  • Alteraciones cardiacas

Este artículo es solamente para fines educativos y no suple la opinión médica profesional. Consulta a un médico.

Escribe un comentario en Para qué sirve la dexametasona