Para qué sirve el propóleo

Propóleo o propóleos son los nombres que reciben las resinas que las abejas recolectan para fabricar a su vez la mezcla con que protegen sus colmenas y sellan algunos huecos. El propóleo es una sustancia resinosa, gomosa, generalmente de olor oscuro y de fuerte sabor con notas resinosas o de madera, púes está constituida por la  savia o resina que las abejas melíferas recolectan de los bosques de  coníferas, los álamos y otros árboles o plantas resinosas.

La palabra propóleo proviene del idioma griego, de la palabra propolis que significa protector de la ciudad. Púes desde hace siglos se conoce que esta sustancia era usada por las abejas como protección contra infecciones e insectos invasores. El propóleo está constituido principalmente por savias y resinas de árboles de coníferas, pero también contiene cera que fabrican las abejas, polen, saliva, aceites esenciales y otros elementos que al combinarse forman esta sustancia, que puede presentarse como una sustancia sólida, semisólida o líquida según la temperatura y el grado de cera e impurezas que contenga.

Actualmente el propóleo se vende en diferentes presentaciones, las más comunes son jarabe,  grajeas o polvo y pastillas de caramelo. Existen también tinturas y preparados con propóleo, incluso ungüentos y productos para la piel, pues su popularidad se ha incrementado gracias a los nuevos descubrimientos sobre sus beneficios, y al uso que muchas medicinas alternativas hacen de esta sustancia.

El propóleo ha sido usado durante siglos por la humanidad para distintos fines, entre ellos el embalsamamiento de las momias, el curar y desinfectar heridas y el tratar diferentes enfermedades. El propóleo tiene propiedades fungicidas y antisépticas, pues entre sus componentes se encuentran los flavonoides o vitamina P, que son metabolitos secundarios de las plantas con propiedades colorantes y medicinales. Las propiedades más conocidas de los flavonoides, es como antioxidantes y antimicrobianos,  por ello el propóleo resulta útil contra infecciones y en menor medida también contra algunas enfermedades.

¿Para qué sirve el propóleo, qué usos tiene?

El uso más frecuente y más antiguo del propóleo es como remedio medicinal contra infecciones, ya sea en heridas o en enfermedades. También es empleado para disminuir las molestias de enfermedades respiratorias, infecciones de la piel y genitales, infecciones de la boca y del estómago, aunque cabe aclarar que el propóleo solo ha demostrado científicamente eficacia para pocas enfermedades, por lo que suele ser mito popular el beneficio que se le atribuye.

Propóleo

El propóleo sirve entre otras cosas para:

  • Desinfectante
  • Antimicrobiano
  • Fungicida
  • Antioxidante
  • Mejorar el sistema inmune
  • Proteger contra los radicales libres
  • Tratar el herpes genital
  • Tratar el herpes labial
  • Tratar heridas bucales
  • Tratar infecciones vaginales
  • Tratar infecciones genitales
  • Tratar las infecciones orales
  • Tratar heridas
  • Tratar lesiones en la piel
  • Tratar infecciones en la piel
  • Tratar las quemaduras
  • Disminuir las molestias de la gripe
  • Proteger las vías respiratorias
  • Proteger el hígado
  • Proteger los intestinos
  • Disminuir las lesiones y aftas bucales
  • Disminuir las lesiones y heridas cancerosas
  • Disminuir la candidiasis orofaríngea
  • Mejorar la apariencia de la piel
  • Se usa en caramelos
  • Se usa en jarabes
  • Se usa en ungüentos
  • Se usa en grageas
  • Se usa en tinturas
  • Se usa en la industria cosmética
  • Se usa en la medicina alternativa

Frasco y pastillas de propóleo.

El propóleo sirve para tratar infecciones, lesiones y heridas

Pueblos tan antiguos como los griegos, los egipcios, los persas y los asirios ya empleaban el propóleo para tratar infecciones fúngicas, proteger y curar las heridas e infecciones de la piel, y para conservar los cadáveres, como en el caso de los antiguos egipcios que lo usaban como parte del embalsamamiento de sus muertos, evitando que los hongos los corrompieran.

Actualmente el propóleo sigue teniendo popularidad como desinfectante y fungicida, pues sus propiedades antimicrobianas ayudan a evitar la proliferación de parásitos y hongos. Esta es también la función para la que lo fabrican las abejas, pues protege al panal contra ciertas bacterias y hongos.

El propóleo se suele aplicar directamente en las lesiones que se desean desinfectas, ya sea diluido, en ungüento o en tintura. Dejando que actúen sus principios desinfectantes. También es empleado en quemaduras, pero siempre deben ser valoradas primero por un médico antes de aplicarles algo, pues según su gravedad puede resultar muy peligroso ponerles algo.

El propóleo ha sido usado contra enfermedades de las vías respiratorias

El propóleo y sus derivados han sido empleados para ayudar a aliviar las molestias, provocadas por infecciones y enfermedades en las vías respiratorias.  El propóleo no cura las infecciones, sobre todo las provocadas por virus, pero ayuda a disminuir las molestias provocadas por infecciones oportunistas. El propóleo ha demostrado cierta eficacia contra infecciones fúngicas que invaden la garganta, el esófago y las vías respiratorias, además de los intestinos. Para ello se suele usar en jarabe, que se toma en poca cantidad durante varios días.

El propóleo sirve para enfermedades genitales e infecciones por hongos

El propóleo ha demostrado una gran capacidad antifúngicas, pues sus flavonoides y los ácidos que contiene tienen propiedades que evitan la replicación de los hongos. El propóleo ha demostrado cierta eficacia contra el muguet (candidiasis oral), disminuyendo las placas de hongos y ayudando a evitar que estos proliferen en la garganta o el esófago. Para estas infecciones se suele emplear el jarabe de propóleo, pues pasa lentamente por la garganta y se puede distribuir más fácilmente.

El propóleo ha sido empleado desde la antigüedad en la zona genital masculina y femenina, para el tratamiento de distintas enfermedades, entre ellas la candidiasis y otras infecciones por bacterias y hongos que afectan la zona genital. El propóleo se suele usar en forma de tintura, la cual se aplica directamente en las zonas infectadas, a veces aun de manera interna aunque pocos médicos aconsejan el uso interno del propóleo. También existen ungüentos y cremas que contienen propóleo y facilitan su aplicación en ciertas zonas.

Cáncer, tumores y enfermedades crónicas

El propóleo ha sido empleado en algunos lugares como medina contra el cáncer, la tuberculosis, la sífilis y otras enfermedades difíciles de curar. Su efectividad sobre estas y otras enfermedades no ha sido comprobada por ningún estudio, aun así muchas medicinas alternativas u holísticas emplean el propóleo, sus diluciones y tinturas como medicamento.

Sí bien es cierto que los flavonoides y otras sustancias que contiene el propóleo, son benéficas para la salud y ayudan a disminuir los radicales libres y el envejecimiento celular, no es verdad que el propóleo cure el cáncer, el sida ni ninguna otra enfermedad. Aunque sí mejora ciertas condiciones como úlceras, heridas, e infecciones oportunistas como la candidiasis, pero no cura los virus, ciertas bacterias ni evita o disminuye el cáncer, por lo que se desaconseja el usar el propóleo como medicamento principal o el remplazar la medicación por propóleo.

¿El propóleo me puede provocar efectos secundarios?

Sí, sobre todo cuando hay antecedentes de alergias a las abejas, a las coníferas, a los álamos, a algunas resinas, a los insectos, al polen o se es diabético.

El propóleo es fabricado por las abejas, por ello las personas que tiene alergia a estos insectos o los productos que fabrican, deben abstenerse de consumir propóleo, ya sea directo o los productos que se fabrican con él, a menos que el medico lo aconseje.

Por su contenido de azucares no es conveniente que las personas diabéticas, o con problemas relacionados con los azucares consuman propóleo. Y en caso de ingerirlo es mejor que sea en pocas cantidades y bajo supervisión médica.

Los niños pequeños es mejor que no consuman propóleo, pues los niños aun o han desarrollado la acides estomacal que los protegerá contra el botulismo, y este se puede encontrar en jarabes y mieles. Las mujeres embarazadas deben preguntar a su médico antes de consumir propóleo.

Este artículo es solamente informativo y no suple la opinión medica profesional. Consulta a un médico.

loading...

Escribe un comentario en Para qué sirve el propóleo