¿Para qué sirve el aceite de almendras?

El aceite de almendras es un aceite que se extrae de manera natural de dichos frutos secos. Es uno de los aceites que se conoce su uso desde la antigüedad en la India y después se fue expandiendo por diferentes partes del globo terráqueo gracias a la importación y exportación de productos. Utilizado mayormente en las zonas donde el sol era tan fuerte que lastimaba la piel de los pobladores sometidos a esta condición climatológica. A pesar que fue en Asia dónde se comenzara a utilizar el aceite de almendras, hoy en día España es el principal exportador de dicho producto así como de las almendras para procesar.

En su forma más natural se considera hidratante y regenerador de células dañadas por efecto de las condiciones en el entorno y naturales de cada cuerpo humano. Dentro de la gran variedad de almendras que existen se debe rescatar que es la almendra dulce aquella que posee mayor nutrientes para el cuerpo humano, entre estos sobresalen: Vitamina B, E y D, tiamina, riboflavina y niacina, entre los minerales se encuentran principalmente el zinc, hierro, calcio, magnesio, fósforo y potasio.

Aceite de almendras

Aceite de almendras

Pero… ¿para qué sirve el aceite de almendras en nuestra vida diaria?

Gracias a los diferentes componentes naturales que posee la almendra, su aceite es benéfico en diferentes modos al cuerpo humano, sirve en el ámbito médico y cosmetológico.

El aceite de almendra puede ser usado para ingerir o aplicar directamente al cuerpo, no existen contraindicaciones o efectos secundarios, obviamente, siempre es recomendable consultar con algún especialista, pero hasta el momento no se ha tenido evidencia de intoxicación o envenenamiento causado por este aceite, a menos que la persona fuese alérgica a la almendra, de ser así, es obvio que no se puede utilizar siquiera para un uso corporal.

El aceite de almendra sirve para el cuidado de la piel. El aceite de almendra ayuda al mejoramiento de la piel volviéndola más suave, tersa y la provee de elasticidad.  Vuelve blando el tejido de la dermis y reconstruye las células dañadas por la exposición constante al sol y la humedad.

Es utilizado para reducir las estrías. El uso de este aceite es recomendado para mujeres embarazadas y personas que bajan de peso pues reduce las estrías causadas por ambos motivos.

El aceite de almendra sirve para rejuvenecer la piel. En tratamientos de rejuvenecimiento el aceite de almendra se puede aplicar en el contorno de los ojos para borrar las bolsas causadas por la edad y el desvelo, también inhiben arrugas y líneas de expresión marcadas en el rostro, sin embargo, para ver mayor efectividad en este tratamiento se recomienda que sea constante su aplicación en el rostro.

Sirve para el cuidado del cabello. Sus usos no se limitan sólo al cuidado de la piel, pues también es sugerida por los estilistas para darle brillo y suavidad al cabello seco y de puntas quebradizas. Se debe emplear ante de lavar el cabello para que curta un mejor efecto.

El aceite de almendras sirve para combatir el estreñimiento. El uso del aceite dentro de prácticas médicos ayuda a combatir padecimientos del tracto digestivo y alivia el estreñimiento.

Es usado como antiinflamatorio. Para este caso se recomienda que se utilice con otros aceites vegetales que despejarán la mucosidad de los tejidos haciendo más efectivo su función.

El aceite de almendras sirve como complemento proteico. Es comúnmente usado para sustituir a las proteínas animales en una dieta vegetariana.

Escribe un comentario en ¿Para qué sirve el aceite de almendras?