¿Para qué nos sirven los minerales?

Los minerales son sustancias inorgánicas sólidas originadas de forma natural, con una composición química definida y una estructura interna ordenada y cristalina.

Hay muchos y diversos minerales, de los cuales solo unos cuantos  se encuentran en el tejido vivo, y de esos minerales  son pocos los que son esenciales para la vida, nuestro organismo funciona correctamente gracias a varias  sustancias, entre las cuales  se encuentran los macronutrientes, como las proteínas, grasas e hidratos,  y los micronutrientes como las vitaminas y  los minerales.

Los minerales en el organismo forman parte de los distintos  tejidos y  regulan  distintas funciones como los  impulsos nerviosos, las contracciones  musculares, el intercambio de iones en las membranas celulares, el equilibrio homeostático (el equilibrio del medio interno de las células y del organismo) e   intervienen como factores de las  enzimas que  regulan el metabolismo.

Varios minerales forman parte del cuerpo humano: Calcio, Fósforo, Hierro, Carbono, Zinc, Cobre y Azufre.

Los cuales forman   parte de las  proteínas, y  los tejidos, otros como  el magnesio, potasio y  sodio se encuentran en los fluidos corporales y líquidos celulares.

Para qué sirven los minerales

El calcio es imprescindible para la formación y el desarrollo de los huesos, y Es el mineral más abundante en el organismo. Constituye la mayor parte del material de que están hechos  los huesos e interviene en la coagulación de la sangre. También participa en la transmisión  de los impulsos  nerviosos y es parte de la estructura de varias enzimas.

Es un medio de adquirir los minerales necesarios para el cuerpo.

La carne contiene minerales

Para que se absorba bien el calcio es indispensable la presencia de la vitamina D y una concentración de otro mineral, el fósforo. El calcio que mejor absorbe el organismo humano es el de los lácteos, pero en la actualidad, al procesar los lácteos, se le quitan a la leche algunos elementos, que son necesarios para la correcta absorción del calcio, como la vitamina D, al quitarles la nata, crema, mantequilla y demás grasas, que es en donde se concentran las vitaminas A y D y cantidades importantes de fosforo, que son indispensables para la absorción del calcio.

El fosforo compone, junto con el calcio, los huesos y los dientes. Forma parte de muchas sustancias orgánicas implicadas en la obtención y transmisión de energía y material genético así como en la materia cerebral. Es el segundo mineral con más presencia en el cuerpo humano, y  contribuye junto al calcio al desarrollo de los huesos.

El fosforo es el material del que están hechos los fosfolípidos al unirse a las grasas, que es el material del que están hechas  las membranas de las células, especialmente  en las células de los tejidos nerviosos, como la medula, los nervios y el cerebro.

El cloro forma parte del jugo gástrico junto con las enzimas. Se encarga de la degradación de los alimentos para que puedan ser absorbidos y sintetizados más fácilmente, por el organismo. Interviene en el equilibrio homeostático de las células y en la ionicsacion de las mismas.

El cloro es indispensable  para mantener el  equilibrio de potasio y del sodio en las células. Sus funciones se vinculan a las del sodio y con la digestión, ya que forma el ácido estomacal indispensable en la digestión.

Se encuentra principalmente en la sal, y en otros alimentos como la leche, queso, y pescados que lo contienen,

El sodio participa en el mantenimiento de la presión osmótica al exterior de la célula. Interviene también en la transmisión nerviosa y en el mantenimiento del equilibrio de los ácidos y bases en el organismo.

El sodio lleva a cabo el control de los líquidos del cuerpo, permite a las células mantener el líquido y los iones en su interior. También interviene en la  conducción de los impulsos nerviosos, en la formación de la saliva, del sudor, de los jugos digestivos e interviene en el control del diámetro de los vasos sanguíneos.

El Potasio establece el equilibrio entre las sales y los líquidos junto con otros elementos como el sodio, cloro, fósforo y calcio, que forman parte del organismo. Participa en el mantenimiento de la presión osmótica (dentro de la célula), y contribuye a  la transmisión nerviosa, regula el ritmo cardíaco  e interviene en la formación de las proteínas.

El potasio se utiliza para la hipertensión y el tratamiento de la bulimia nerviosa,  también se utiliza en enfermedades como  la diabetes, pues Interviene en la síntesis de glucógeno, el cual actúa  en los procesos digestivos y de absorción de los nutrientes; el potasio se encuentra en: papas crudas, jitomate, albaricoques, plátanos, grosellas, cítricos, algas marinas y levadura de cerveza.

El Magnesio conforma junto con el calcio y fósforo los huesos.  Interviene en el funcionamiento e interacción de los músculos, nervios y huesos. Es necesario para la actividad de muchas enzimas, como la  enzima su-peróxido-dismutasa-mitocondrial.

Se le emplea para atender enfermedades y padecimientos como la prevención de cardiopatías, osteoporosis, piedras  en los riñones, el alivio del cansancio, la fatiga crónica y la pérdida del apetito entre otros; se le encuentra en alimentos como: chocolate, almendras, guisantes y  espinacas.

Otros minerales son necesarios en cantidades más pequeñas y se les llama oligoelementos, los cuales son:

  • Hierro
  • Cobre
  • Flúor
  • Cobalto
  • Zinc
  • Cromo
  • Manganeso
  • Yodo
  • Molibdeno
  • Selenio, etc.

Los cuales tienen las siguientes características:

Hierro.- Forma parte de la hemoglobina y de la mioglobina, sustancias que transportan el oxígeno a las distintas partes del cuerpo. También forma parte de diferentes enzimas, Este mineral se puede almacenar grandes en cantidades en el cuerpo, asociado a una proteína llamada ferritina.

El déficit de Hierro es la enfermedad carencial más común en el mundo. Se manifiesta por  anemia, que se corrige con dietas de alto contenido en Hierro y con suplementos alimenticios que contengan Hierro.

Hay también otros minerales que cumplen distintas funciones en el cuerpo, y que están presentes en el organismo, pero en cantidades mucho menores.

Flúor.- El flúor forma parte de la estructura de los dientes y los huesos, aunque no es un componente estrictamente esencial, sí es un elemento que contribuye a su dureza durabilidad.

Zinc.- El zinc es parte integrante de varias enzimas, como la carbónico-anhidrasa y la fosfatasa-alcalina. El  déficit de zinc puede ocasionar  retraso del crecimiento, alteraciones en la función sexual, lesiones en la piel, mala cicatrización de las heridas, ceguera nocturna, alteración en el sentido del gusto y caída del pelo.

Cobre.- El cobre es  un  componente de muchas enzimas como la tirosinasa, interviene en la síntesis de hemoglobina y formación de tejidos.

La carencia de cobre produce déficits de formación de glóbulos blancos, desmineralización ósea, despigmentación de pelo y de la piel, disminución del tono muscular, hipotermia, dilataciones arteriales y degeneración del cerebro.

Yodo.- El yodo se localiza en la glándula tiroides y  la única función conocida es su influencia sobre las  hormonas tiroideas.

Su déficit se asocia con la aparición de bocio, hipertrofia o aumento de tamaño de la glándula tiroides. El déficit de yodo durante la gestación, es causa de hipotiroidismo con retraso mental, y falta de crecimiento.

Cobalto.- El cobalto es uno de los elementos de que está formada  la  vitamina B12. Se encuentra en carnes, y productos de origen animal como la leche y sus derivados además del hígado, y demás viseras, su carencia causa la denominada anemia macro-citica.

Existen complicaciones cuando se consume o se encuentran algunos minerales en exceso dentro del organismo.

En el caso del fósforo - En el caso de consumir mucho fósforo llega a haber, hiperfosfatemia en caso de afecciones que producen una sobrecarga de fosfatos como insuficiencia renal, hipoparatiroidismo, algunos tumores, etc.

En el caso del Cloro.- El exceso de cloro causa la  hipercloremia, la cual  sucede cuando el cuerpo se deshidrata, como producto de la pérdida de agua. También el exceso de cloro se asocia a enfermedades renales por exceso de sal.

En el caso del Sodio.- Es muy fácil abusar al consumir sodio en la alimentación y su exceso se relaciona con la hipertensión arterial, retención de líquidos, tensión premenstrual, diarreas y deshidratación.

ESCRIBE UN COMENTARIO

    • jesyca, comentó hace 7 meses:

      Espero que me contesten, yo admiro la alimentación balanceada.