¿Para qué sirve “el gato”?

gato hidraulicoDecir la palabra gato, sin más, nos da a pensar en el animal. Ese minino peludo. Pero hay más significados para una simple palabra. Por ejemplo, la palabra gato a parte del animal se le da el significado a un aparato de metal, resistente, pesado que sirve para ayudarnos con el coche.

¿Para qué sirve el gato?
Para utilizar bien la palabra aunque coloquialmente podemos llamarlo “el gato” realmente se debería decir “gato hidráulico”, gato mecánico…en otros países se le puede conocer con otro nombre, por ejemplo en España se dice tal y como comentamos, pero en países como Perú o Chile se le llama “gata”.

El principal gato se utilizaba de manera manual, se podía transportar sin problemas (teniendo en cuenta las dimensiones y peso) era más o menos pequeño.

Se fabricó en el año 1250, ahí es nada. Y lo fabricó un arquitecto. Se llamaba Villard de Honnecourt y era de origen francés.

También es cierto que el gato que hoy en día conocemos ya no tiene nada que ver con el primero que se diseñó y se utilizaba. Se volvió a utilizar después de un desuso años después, tantos como llegar al año 1840 y volver a utilizarlo para cambiar en ese momento, las ruedas de los carruajes. Empezó su uso de nuevo en Flandes.

Su uso es el de ayudar a levantar el coche a un nivel que nos deje cambiar la rueda (tanto trasera como delantera). El inconveniente es que para elevarlo se debe accionar manualmente, mediante una manivela.

Entre los gatos que existen hay dos tipos: los manuales y los hidráulicos.  Los primeros están compuestos por un piñón, cremallera. Y el cambio el gato hidráulico se compone de una prensa hidráulica que le hace tener más ventaja mecánica frente al anterior.

loading...

Escribe un comentario en ¿Para qué sirve “el gato”?